Opinión

Ahora el tema es cuando bajará la tasa

Guillermo Laborda

Periodista. Máster en Economia, investigador UCEMA y Lic. en Adm. de Empresas

Los desembolsos del FMI aseguran el cumplimiento de las metas fiscales y monetarias hasta fin de año

lunes 29 de octubre de 2018 - 11:31 am

Llegó el aval del FMI -los dólares- y también la aprobación del Presupuesto 2019 en Diputados. ¿Y ahora? No hay mucho más para el gobierno que dejar transcurrir el tiempo e implorar para que las condiciones para lograr una baja de las tasas de interés ocurran lo más rápido posible. Recuérdese que ello puede darse a través de dos vías: 1) Que el dólar llegue al piso de la banda de flotación. 2) que los datos de inflación y las expectativas para los doce meses siguientes se ubiquen en niveles razonables.

Con respecto al tipo de cambio, ya están disponibles los u$s 5.700 millones a los que se sumará otro desembolso por igual monto para mediados de diciembre. En la semana próxima, Dujovne anunciará el cronograma de ventas de dólares bajo el sistema de licitación. El FMI quiere transparencia en la venta de divisas contra lo que era la teoría de Luis Caputo, de intervenir en el mercado por sorpresa. Cero discrecionalidad.

El acuerdo dado a conocer también va contra picardías oficiales en materia de intervención cambiaria. Puntualmente la utilización del Banco Nación como una mesa paralela del Banco Central en la plaza cambiaria. También apunta a desactivar la venta de dólares a futuro, una picardía costosa por cierto porque tanto Caputo como Sturzenegger operaron en esos mercados y debieron convalidar pérdidas que luego derivaban en emisión de pesos o una mayor expansión monetaria.

Ahora, de corto plazo, todo pasará por el cumplimiento de las metas. Las fiscales y monetarias están aseguradas por lo menos hasta fin de año. Un elemento aún no tomado en cuenta por el mercado es que en diciembre el BCRA definirá cómo seguirá el esquema de bandas en 2019. No sería de extrañar que cambie el crecimiento de las bandas, la inferior y la superior, hoy en 3% mensual. Podría incluso reducir la brecha entre las dos, hoy en 10 pesos (34 y 44 pesos respectivamente). Por lo pronto, no hay que imaginarse una tasa menor al 60% anual en las “Leliq” para fin de año.

“Qué bien que estábamos cuando estábamos mal”, dijo al cierre de las operaciones un banquero extranjero, en referencia a las tasas de 40% interanual a las que llevó Federico Sturzenegger en su fracasado intento por contener la divisa.

Más allá de estas señales, el riesgo país sigue en 650 puntos. La política juega su rol, con la incertidumbre sobre el resultado de las presidenciales dentro de un año (la primera vuelta). Curiosamente el Memorándum elevado por el gobierno argentino al FMI contempla que la economía este creciendo al 8% internanual en el último trimestre del 2019. Optimismo irracional o no, lo cierto es que un año es larguísimo plazo en la Argentina por lo que todo puede ser.

La bomba de tiempo de Alemania

El clásico informe del “oso”, el ejecutivo de banca privada que se escuda detrás de ese seudónimo, cubrió todas las preocupaciones existentes hoy en mercados. Un capítulo importante es esta oportunidad se lo lleva la situación en Wall Street, dado que tuvo una inesperada volatilidad, con derrumbes en acciones tecnológicas. A continuación, los puntos principales del clásico envío de este banquero a sus clientes:

1) Fue llamativo que la mayoría de los bancos salieron en la semana a decir que estábamos cerca del piso con el S&P en 2700: cerro en 2669 puntos; es muy probable que en los próximos días vayamos a buscar el mínimo del 2018 que fue 2532 el 9 de febrero; eso sería una caída desde el 21 de septiembre de un 16%.

2) Tengamos en cuenta que el promedio en las ultimas 34 correcciones desde marzo del 2009 ha sido un 9,5%; los valientes sigan adelante y los precavidos, a esperar.

3) Hay que seguir el VIX (índice de volatilidad) que está alrededor de 24 puntos y el promedio del año es de 14,55.

4) En Europa Mario Draghi del BCE avisó que todo sigue tal cual y a pesar del desafío de Italia, el programa de recompra de bonos llegara a su fin motivo por el cual el euro se podría encaminar hacia 1,10 para fin de año; habrá que estar atentos para ver que es lo que determina el BCE con respecto al déficit italiano.

5) Algo que siempre aflora cuando vivimos estos momentos de angustia y que muchos se olvidan es la bomba de tiempo que hay en Alemania; la exposición total de derivados financieros del Deutsche Bank asciende a u$s 64.000 billones; el PBI alemán es de u$s 3.677 billones y el PBI de la Eurozona es de u$s 13.200 billones. Otra que Lehman Brothers.

6) En un nuevo capítulo de la crisis venezolana, la Asamblea Nacional anunció que está pensando en transferir todos los activos de PDVSA a una nueva empresa CVE dejándole solo las deudas a PDVSA; es todo muy confuso pero nada de esto evitará que sus acreedores vayan detrás de sus activos, en particular las empresas que están en juicio que embargaran sus refinerías y activos que tiene en el Caribe; el mercado ya tomó nota de esto y los bonos soberanos cotizan 30% arriba de los de PDVSA (23 vs 18).

7) En Mexico, López Obrador empieza a cumplir con sus promesas de campaña y lanza la consulta popular para ver si se sigue con el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que sería el número 3 del mundo con un costo estimado de U$S13 mil millones pero que según AMLO estaría más cercano a los 18 mil millones; tanto las agencias de calificación como los bancos no verían con buenos ojos que el proyecto se cancelara; lo increíble de todo es que la justicia no avala esta consulta y López Obrador todavía no asumió.

8) En Argentina se consiguió la aprobación del Presupuesto en Diputados con un espectáculo fantasmagórico afuera y dentro del Congreso; esperemos que cuando sea la reunión del G-20, 300 inadaptados no provoquen los desastres que vimos al igual que en diciembre. Ya fue aprobado el segundo acuerdo en el FMI y llegará el maná del cielo que, según algunos, permitirán que las tasas empiecen a bajar y el dólar no suba; esperemos que así sea porque en el mes las reservas bajaron U$S 708 millones.

9) Quedan dos meses claves en noviembre con la reunión del G-20 de la que el Gobierno tratará de capitalizar el apoyo externo y la oposición buscara lo contrario. Finalmente en diciembre, las agrupaciones sociales, sindicatos y los muchachos de siempre buscaran recrear el 2001; mientras tanto la economía real sigue en caída libre y gracias a eso el ministro anuncia reducción del déficit y saldo positivo en la balanza comercial, es de no creer. Los activos argentinos, bonos y acciones, siguen en un rango de trading; quizás el triunfo de Bolsonaro ayude a un empujón dependiendo de lo que suceda en el país del Norte.

Columna publicada originalmente en LPO

COMENTARIOS