Boxeo

Drogas, alcohol e intento de suicidio: la dura historia del boxeador Tyson Fury

A poco más de un mes para la pelea estelar que protagonizará contra Denotay Wilder, el británico debió atravesar un momento de extrema depresión en su vida

viernes 26 de octubre de 2018 - 4:16 pm

El 28 de noviembre de 2015, el boxeador británico Tyson Fury logró lo que cualquiera en dicho deporte habría anhelado conseguir durante toda su vida: derrotó al ucraniano Vladimir Klitschko, le cortó un invicto de 11 años y se proclamó campeón mundial en peso pesado por la WBA, IBF y WBO.

Sin embargo, a diferencia de lo que todos podrían imaginar, su realidad estaba lejos de la mejor, ya que se encontraba atravesando una profunda depresión. De hecho, en 2016 devolvió sus cinturones y le quitaron la licencia para pelear.

“Cuando tienes un objetivo en mente desde niño y lo alcanzas…”, reflexionó sobre la pelea con Klistchko, y agregó: “Estaba perdido, no sabía qué hacer. Me despertaba y no quería estar vivo, estaba haciendo que la vida de todos fuera una miseria. Me ponía muy, muy triste”.

El alcohol y las drogas comenzaron a complicar la vida de Fury, al punto que llegó a consumir cocaína y tuvo intentos de suicidios manejando con el auto a alta velocidad.

Bebí, me drogué y estuve afuera toda la noche con distintas mujeres. Pero cuando la bebida desaparece, te deja una mala resaca y una depresión aún peor”, sostuvo.

Luego confesó: “A veces empezaba a pensar en estos locos pensamientos. Compré un nuevo convertible Ferrari en el verano de 2016. Estaba en la autopista y subí el auto a 305 km/h y me dirigí hacia un puente. No me importaba nada, sólo quería morir de la peor manera. Renuncié a la vida, pero cuando me dirigía al puente escuché una voz que decía ‘No hagas esto Tyson; piensa en tu familia y tus hijos creciendo sin papá’. Estaba temblando, tenía tanto miedo. Dije que nunca más volvería a pensar en quitarme la vida“.

Además llegó a admitir que tomaba 18 pintas de cerveza seguidas, sumado a whisky y vodka; por lo que incrementó excesivamente de peso.

De vuelta en los cuadriláteros, ahora se prepara para uno de los desafíos más importantes de su carrera. El 1 de diciembre peleará con Denotay Wilder, actual campeón de los pesados, por un nuevo título mundial.

COMENTARIOS