Google

Escándalo sexual en Google: encubrieron y compensaron a un alto ejecutivo tras un acoso

Andy Rubin, "el padre de Android”, se fue de la compañía en 2014, pero recién ahora el caso salió a la luz

jueves 25 de octubre de 2018 - 8:02 pm

En octubre de 2014, Andy Rubin de Google se fue aplaudido y con la promesa de cobrar 90 millones de dólares en unas pocas cuotas.

“Con Android creó algo realmente extraordinario, con más de mil millones de usuarios felices”, declaró Larry Page, director ejecutivo de la compañía. ¿Sobre la denuncia de acoso sexual en su contra? Bien, gracias.

De acuerdo con una investigación de The New York Times, Rubin se unió a Google en 2005 cuando adquirió su nueva empresa, Android, por U$S 50 millones.

Según el mismo medio, esta característica de “outsider” le dio a Rubin más libertad que a la mayoría de los ejecutivos de Google: era maltratador, y solía llamar “estúpidos o incompetentes” a sus subordinados.

Rubin conoció a su esposa en la compañía. Al mismo tiempo, también salía con otras mujeres de la empresa, según dos ejecutivos de la compañía informados sobre la relación, mientras estaba casado. Esto fue en 2011 y 2013.

En su segunda relación extra-matrimonial comenzó el escándalo. Ella quería separarse, pero (según el medio norteamericano) le preocupaba que eso afectara su carrera.

En marzo, aceptó reunirse con él en un hotel, donde dijo que la presionó para que le practicara sexo oral. En 2014, la mujer presentó la queja ante el departamento de recursos humanos de Google, a partir de lo cual la compañía comenzó una investigación.

Finalmente, Google encontró creíble la queja contra Rubin, y se decidió que debía abandonar la empresa, pero con una paga nada despreciable: U$S 90 millones, y le impedía a Rubin trabajar para sus rivales o “despreciar a Google públicamente”.

La riqueza de Rubin, impulsada por Google, ha aumentado 35 veces en menos de una década. Según la demanda civil de su ex esposa, su patrimonio neto ahora es de aproximadamente U$S 350 millones, en comparación con los U$S 10 millones de 2009.

Para peor, el caso del “padre de Android” no es el único. Google protegió a otros dos ejecutivos (Richard DeVaul y Amit Singhal) durante la última década después de que fueron acusados de conducta sexual inapropiada: uno permaneció en la empresa y el otro recibió una suculenta indemnización al estilo Rubin.

Para los altos ejecutivos, Google estima que una demanda por despido injustificado podría significar mucha atención de la prensa, por lo cual lo compensa altamente. No ocurre lo mismo con los empleados de nivel inferior: por lo general, los abandona de inmediato y paga poca o ninguna indemnización.

COMENTARIOS