Política

Desde el oficialismo criticaron que la Iglesia apoye a la familia Moyano

El sábado, en su momento judicial más complicado y en medio de la fuerte tensión con el Gobierno, Moyano recibió un guiño de la Iglesia en la "misa ecuménica" que organizó en Luján

domingo 21 de octubre de 2018 - 8:20 pm

La masiva marcha a Luján, con el apoyo implícito y explícito de la Iglesia católica al sindicalismo que encabeza Hugo Moyano, despertó la furia dentro del Gobierno, y el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, criticó fuertemente la dirigencia eclesiástica: “No es bueno que la Iglesia tome partido en ningún sentido. Es una institución de carácter religioso que debería estar por encima de la coyuntura y las banderías políticas”, afirmó.

Si bien dijo que “no está mal que la Iglesia dialogue con los sindicalistas”, insistió con que “lo que estaría mal, en todo caso, es que jugaran con un sector de la política, y en eso siempre hay una delgada línea”.

Mario Negri, jefe del interbloque de Diputados de Cambiemos, cuestionó la movida con una buena dosis de ironía: “Si una persona profesa la religión y está con problemas personales, está bueno que le pida ayuda a Dios. Pero esos problemas los tiene que resolver en el mundo terrenal, o por ejemplo ante la Justicia”, dijo a Clarín el legislador cordobés, y también apuntó al obispo de Mercedes-Luján.

“Me parece que Monseñor Radrizzani habló a título personal, es lo que quiero creer. Lo natural es que la Iglesia reclame por los pobres, pero también es natural que lo haga por la corrupción y en Luján había mucha gente que debe saber algo del país que se robaron. Habrá sido un descuido de monseñor”, dejó la estocada Negri sobre el acto que molestó al Gobierno.

Desde la izquierda también expresaron una posición crítica. “Es una estrategia de entrega del movimiento obrero al clero, que ha cambiado el rechazo del aborto por la contención del estallido”, aseguró Néstor Pitrola, del Partido Obrero. “Es un ida y vuelta, se trata de contener con protestas acotadas e impulsar al peronismo como variable de recambio en 2019 mientras pasa el ajuste”, consideró.

“Es pública y notoria la relación que siempre ha tenido algún sector del sindicalismo con determinados estamentos de la Iglesia católica argentina. Ha habido señales antes y ahora en esa dirección”, sostuvo Lifschitz este domingo en declaraciones a radio Mitre.

Además, apuntó contra los actuales líderes sindicales: “Necesitamos una renovación de dirigentes gremiales que tengan otra impronta, que representen realmente los intereses de su clase y de su sector, y que lo hagan con la transparencia y la austeridad con que debe hacerse una actividad gremial”.

 

COMENTARIOS