Confesiones de famosos

Javier Olmedo denunció: “Rodrigo Bueno mató a mi hermano Fernando”

El hijo del humorista Alberto "El Negro" Olmedo culpó al fallecido cantante del accidente que le costó la vida a su hermano

domingo 21 de octubre de 2018 - 1:51 pm

Javier Olmedo, uno de los hijos del Negro Olmedo, sabe perfectamente cómo fue el diálogo entre su hermano mayor Fernando y El Potro Rodrigo Bueno, minutos antes del accidente en la Autopista Buenos Aires – La Plata que le costó la vida a ambos.

Para Javier, hay un único responsable por la muerte de su hermano: “Quise saber absolutamente todo lo que pasó esa noche porque perdí a mi hermano por culpa de Rodrigo. Me resultaba simpático hasta que su impericia y su falta de respeto mataron a Fernando”, aseguró el productor musical.

Fernando (que hoy tendría 58 años), fue fruto de la relación del humorista rosarino con Judith Jaroslavsky y, según su hermano, “no le gustaba andar en auto y no hacía una cuadra sin cinturón de seguridad”. Por eso, el expreso pedido que le hizo al cantante cuartetero en aquella noche del viernes 23 junio de 2000, en la que coincidieron por casualidad en El Corralón, y Rodrigo lo invitó a ver un recital en City Bell: “Rodrigo, no está la traba para engancharlo, y a mí no me gustar andar en auto sin cinturón de seguridad”

“Fer, debe haber quedado abajo de los asientos: tendría que desarmar toda la camioneta para ponerlo. Pero quedate tranquilo que cuando llegamos al lugar del show le pido a mi gente que los levante y te acomoden el cinturón”, asegura que le dijo el cuartetero.

Según el relato que Javier obtuvo gracias al testimonio del productor artístico y amigo del Potro, Jorge Pablo Moreno -que viajaba en la camioneta y sobrevivió al accidente-, cuando terminó el show, Olmedo le volvió a reclamar al cantante que no tenía la traba para sujetar el cinturón de seguridad.

“Tranquilo, Fer… Vamos despacio. No pasa nada”, intentó tranquilizarlo Rodrigo minutos antes de volcar con su camioneta Ford Explorer luego de que otro auto lo encerrara sobre la autopista.

“Nunca llegaron…”, lamenta Javier, que también le adjudica responsabilidad al empresario Alfredo Pesquera, quien iba al volante del otro vehículo involucrado: “Si ese hijo de p… hubiera avisado que hubo un accidente, mi hermano estaría vivo”.

Después del choque, Fernando agonizó 45 minutos: la ambulancia se demoró y no logró sobrevivir. “Si alguien le hubiese puesto un torniquete en la pierna que se le cortó, estaría vivo”, continúa Javier, aclarando que habla desde su punto de vista, y no en representación de sus hermanos: “Hubo falta de eficacia de los servicios de emergencia”.

Cada 24 de junio, en un nuevo aniversario de la muerte de Fernando Olmedo, Javier no cumple con ningún rito en particular. “No lo necesito porque yo a mis muertos los llevo conmigo a todos lados y están conmigo permanentemente. Fer, mi viejo… todos los amigos que partieron, están siempre presentes y dando vueltas con nosotros”.

También advierte que en ese entonces no iniciaron acciones legales contra la familia de Rodrigo “porque el único culpable era él, y murió en el accidente”. “Tampoco es que lo haya hecho intencionalmente, pero su impericia y su falta de respeto hicieron que mi hermano muriera. De haber tenido puesto el cinturón, Fernando estaría vivo…”.

 

COMENTARIOS