Mundial de Pelota

Vergüenza: el papelón que protagonizó la Argentina en el Mundial de Pelota

La dupla de Miranda y Aitra fueron con un sueño a Barcelona y quedaron envueltos en situación vergüenza, que tiene a la cabeza como máximo responsable al presidente de la CAP, Hugo Fernández

sábado 20 de octubre de 2018 - 1:54 pm

Entre los 32 jugadores de la delegación argentina un nombre agregado a último momento no sonaba familiar. Fue el de Federico Fernández, incluido como suplente en frontenis, una de las diez modalidades en las que Argentina presentó equipo para el Campeonato del Mundo de Pelota en Barcelona.

En caso de que algo le sucediera a alguno de los integrantes de la dupla compuesta por Jonathan Miranda y Rodrigo Aitra, la alternativa era Fernández. Pero resultó que no se trataba de un relevo como tal sino de un jugador de paleta goma en trinquete pero sin ninguna experiencia en frontenis y quien es nada menos que el hijo del presidente de la Confederación Argentina de Pelota (CAP), Hugo Fernández.

Cuando Miranda no pudo seguir en la competencia por una fractura de clavícula, el camino argentino en el Mundial se terminó al no tener otro jugador ya que Federico Fernandez jamás lo practico por lo que la decisión de la CAP fue no presentarse ante CUBA, lo que desató furia en el entorno de la delegación.

Todo comenzó mal para la dupla de Miranda y Aitra. Primero, se enteraron camino a Ezeiza que Fernandez viajaba como suplente mientras que su compañero durante un mes, Emiliano García, no tenía permitido viajar por un “recorte de presupuesto”.

Además, por la renuncia del entrenador un mes antes de la competencia, la dupla de frontenis viajó sin guía táctica y comenzaron las práctica en Barcelona sin saber quien los entrenaría. Hasta que designaron a Adrían Rodriguez, vicepresidente de la CAP . Mandato que duró poco y nada ya que sería expulsado por transmitir en redes sociales un partido por lo que la Federacion Interncaional de Pelota Vasca lo obligó a devolver su credencial y lo prohibió continuar instalado en el hotel con el resto de la delegación.

Por la imposibilidad de seguir participando, después de haber viajado sin entrenador y sin suplente, el equipo de frontenis fue el único que quedó afuera de la competencia en la primera ronda y desde entonces los jugadores tuvieron que pagarse las comidas durante su estadía con su propio dinero.

Miranda y Aitra fueron con un sueño a Barcelona y quedaron envueltos en situación vergüenza, que tiene a la cabeza como máximo responsable al presidente de la CAP, Hugo Fernández.

COMENTARIOS