Fitness

Qué ejercicios se recomiendan para quienes pasaron por un cáncer de mama

La actividad física es una aliada a la hora de recuperarse de esta enfermedad

domingo 21 de octubre de 2018 - 7:31 am

Para las pacientes que fueron diagnosticadas con cáncer de mamas, se recomienda una combinación de ejercicio aeróbico, como correr o hacer bicicleta, con ejercicios de tonificación muscular, como pilates, yoga o ejercicios con pesas con supervisión.

El ejercicio físico beneficia, según esta especialista, tanto a las pacientes que están en tratamiento con quimioterapia como a las que están con terapia hormonal. Las primeras sufren una astenia por el tratamiento quimioterápico, y el ejercicio les ayuda a superar ese cansancio, se sienten más activas. Las que ya han terminado el tratamiento o que reciben exclusivamente terapia hormonal también se sienten mucho mejor, fundamentalmente de los problemas musculares y articulares derivados de ella.

La práctica de ejercicio físico tiene beneficios siempre, sea cual sea la patología a tratar y cuando no haya una contraindicación médica expresa. Estos beneficios se obtienen a nivel físico y también psicológico, siempre y cuando se practique de forma regular.

Para conocer cuáles son los ejercicios más adecuados para cada caso, se recomienda a las pacientes y supervivientes que consulten con su médico la posibilidad de comenzar un programa de ejercicio físico y que éste sea supervisado por profesionales del ejercicio especializados.

Depende de varios factores la recomendación de un tipo de ejercicio u otro. Por ejemplo, si existe linfedema o no, de los efectos secundarios de los tratamientos farmacológicos, de la condición física de cada paciente y, por supuesto, de las preferencias de cada uno.

La recomendación es la de realizar actividades que involucren grandes grupos musculares, como el ejercicio aeróbico (caminar, nadar, pedalear…). Entre este grupo de actividades está la marcha nórdica. También los ejercicios de fuerza (para fortalecer los músculos) y de flexibilidad (para mejorar el rango de movimiento).

Lo ideal sería combinar ejercicio aeróbico, más intenso que caminar, simplemente con ejercicios de fuerza y flexibilidad, como pueden ser  pilates o yoga.

Las pacientes con quimioterapia pueden hacer ejercicio. Pero siempre debe ser un ejercicio controlado y supervisado. Si la paciente se somete a una reconstrucción de la mama, en ese caso siempre debe ser a criterio del cirujano. Normalmente se puede caminar a las tres o cuatro semanas de la cirugía. Para correr hay que esperar un mes y medio o dos. También depende de si la reconstrucción se ha hecho con prótesis o con tejido autólogo.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS