Buenos Aires 2018

La sensación: Delfina Pignatiello, una estrella en el cuerpo de una adolescente

La joven de 18 años fue la gran atracción de todos los Juegos Olímpicos de la Juventud. Carreras a natatorio repleto y pedidos de fotos por doquier

viernes 19 de octubre de 2018 - 7:18 pm

Por Santiago Caruso (@Santiago_Caruso)

Las interminables colas con más de tres horas para entrar al natatorio del Parque Olímpico reflejaron la enorme expectativa que generaron las presentaciones de Delfina Pignatiello por los 800 y 400 metros libres de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

La joven llegó a la cita como la máxima estrella y dicha condición se terminó confirmando en cada momento que salió a escena, la cual no solo se limitó al momento de la competencia, sino también cuando se permitió caminar por los parques y la Villa Olímpica: nunca pasaron más de cinco minutos sin que alguien le pida una foto.

Era tal la admiración de la gente con constantes muestras de afecto a través de autógrafos y fotografías, que hasta a este periodista le dio pudor pedirle una de recuerdo. Ella, tan simple con sus brillitos en la cara y siempre dispuesta a una sonrisa, pareció no darse cuenta que era la joya del lugar. O llevó el status con la misma naturalidad que se desplazó dentro de la pileta.

Durante las competencias, su salida detrás del telón y el anuncio por el parlante, llegaron junto a un derrumbe de gritos cual recital de estrella pop. Enseguida, el canto al unísono de “Delfina, Delfina”, reflejó un ambiente digno de estadio. La gran candidata brindó su función y le regaló a su público dos medallas de plata.

Pese a las insignias que cosechó, en varias oportunidades manifestó su disconformidad con las marcas que obtuvo. Con tan solo 18 años, ¿habrá sentido semejante presión a la hora de competir?. “No voy a mentir, se sintió un poco la presión. Pero me gusta que se pueda difundir mi deporte y mostrar el esfuerzo que hacemos todos día a día”, explicó con la autenticidad de una adolescente.

La encargada de que la fiesta no sea completa fue Ajna Kesely. En las dos carreras, la húngara conquistó el oro y arruinó el festejo total, pero ni cerca estuvo de opacar el aura que se creó alrededor de la atleta argentina.

Es que pese a los flashes, las entrevistas y los impresionantes récords que carga sobre el hombro, Delfina Pignatiello no deja de ser eso: una joven con enorme pasión por lo que hace. Auténtica, natural y talentosa, vivió una semana inolvidable y se dio el lujo de fomentar la natación. Y por más que el futuro le aguarde un porvenir lleno de éxitos, ella ya es una estrella, en el cuerpo de una adolescente.

COMENTARIOS