Gastronomía

Perú, entre las mejores gastronomías de Sudamérica

Sandra Doig es la subdirectora de Promperú, el organismo de difusión turístico del país hermano. En la gestión de este organismo se explican las razones por las cuales el Perú es destino obligado para los amantes de la buena mesa. Además de Machu Picchu, la selva, el mar y la sierra, que nos deslumbran con sus paisajes y vivencias.

viernes 19 de octubre de 2018 - 10:00 am

El Perú estuvo presente en la Feria Internacional de Turismo que se realizó días atrás en la Rural de Palermo. Sandra Doig, subdirectora de Promperú, el organismo que ha sido soporte y baluarte para convertir al país hermano en referente indiscutido de la gastronomía sudamericana.

Nada es casualidad ni hay recetas mágicas, solo trabajo y más trabajo, imaginación, solidaridad para hacer y anteponer el beneficio mutuo antes que el de uno propio. Eso hacen los chefs peruanos: tiran para adelante y por ende, más allá de los rimbombantes eslóganes de nuestros funcionarios el Perú es el país culinario por excelencia y Lima la Capital Gastronómica.

A punto de iniciar nuestra tercera peregrinación a la nación que tanto apreciamos, mucho de interesante sacamos como conclusiones de la entrevista.

Lo primero que nos dijo la funcionaria es que ya está confirmado que Mistura, la tradicional feria que organiza la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega), volverá en 2019 tras la suspensión de la edición 2018 que debía realizarse en este mes de octubre.

Nos cuenta Doig que “la gastronomía ayuda a “vender” turísticamente un país, sobre todo si hay productos que marquen la diferencia y una generación de chefs que rescate la diversidad.

Destaca que fue trascendente el papel que desempeñó Gastón Acurio como punta de lanza de esta movida que puso al Perú a la vanguardia gastronómica de Sudamérica. La diversidad está reflejada, dice, en la identidad y el concepto de cada uno de los restaurantes que creó el chef: Astrid y Gastón, La Mar, Tanta, Panchita, El Bodegón, Chicha, Madam Tusán, Barra Chalaca, Papacho’s, Yakumanka, entre otros.

También menciona el nivel destacado de Maido, con Micha Tsumura como exponente de la cocina nikkei; de Virgilio Martínez y su vocación por explorar la diversidad de productos del país, y también a Pedro Miguel Schiaffino (Malabar y Amaz) por la puesta en valor de la culinaria amazónica, así como a Héctor Solís y su Restaurante Fiesta, por la revalorización de la cocina norteña.

Sandra Doig señala que detrás de estos grupos en los que menciona apenas a algunos de los cocineros más representativos, se ha incorporado la tercera generación, que asegura la continuidad de esta verdadera revolución de la gastronomía peruana.

La funcionaria afirmó que es interesante cómo se pueden asociar los platos típicos con el destino al cual uno se dirija. En Puno, por ejemplo, se hace el curanto peruano.

O la cocina del sur, en Arequipa, donde nace el concepto de “picantería”, es decir lugares sencillos donde se pueden comer los famosos picantes, esos guisos tan característicos del país.

Y además está armada la Ruta del Pisco, donde se pueden visitar viñedos y establecimientos de elaboración, a solo 230 kilómetros al sur de Lima.

El Perú tiene mucho que ofrecer; como Cuzco, la puerta de entrada a Machu Picchu, su riqueza cultural, los vestigios de la cultura incaica, el mar y su atracción permanente, la sierra y la selva. Pero sin dudas que la gastronomía es lo que tienta a visitar el país, probar sus platos, degustar el pisco y por eso convoca a los argentinos, que nos sentimos como en casa.

Y claro que el Perú es el país gastronómico por excelencia, en tanto que Lima su capital nos remite a la gesta libertadora y nos deslumbra en cada lugar donde siempre uno siempre encuentra que comer es un verdadero placer.

COMENTARIOS