Entrevistas

Las retrógradas frases de Jair Bolsonaro en una entrevista con Ellen Page

El principal candidato a presidente de Brasil se cruzó con la actriz y activista Ellen Page por la comunidad LGBT

sábado 13 de octubre de 2018 - 9:52 am

“Estamos en Rio de Janeiro para explorar la cultura LGBT”. Así comienza el programa que publicó National Geographic esta semana y que terminó por viralizar una de las entrevistas más picantes del año.

Se trata de una que reunió a Jair Bolsonaro (candidato a presidente de Brasil) y a la actriz Ellen Page (La vida de Juno), activista por los derechos de la comunidad LGBT, que recorre el mundo para atestiguar qué derechos tiene la comunidad, su oposición y cómo vive.

En este caso, no era fácil. Bolsonaro es católico, defensor de la dictadura brasileña y hace un tiempo expresó que unos “sopapos” pueden “enseñar a ser hombres” a los gays, y asoció la adopción por parte de matrimonios homosexuales con la pedofilia.

Al inicio de la entrevista, Page plantea que quiere una “discusión honesta” con Bolsonaro para entender “por qué le cuesta aceptar a la gente LGBT” y le agradece al candidato que se haya prestado a la entrevista. “Me alegra su visita, incluso sabiendo que el tema puede ser un poco polémico”, la saluda el político.

“Me tildan como un gran homofóbico en Brasil y se equivocan. Mi lucha siempre fue y será contra la distribución de material LGBT escolar a niños mayores a los 6 años. Eso es todo”, asegura Bolsonaro.

Pero Ellen Page lo interpela por sus frases homofóbicas del pasado. “Lo que me pregunto”, le plantea la actriz, “yo soy gay, ¿usted cree que deberían haberme pegado cuando era niña para que no fuera gay?”.

El candidato también señala que él cree que la homosexualidad se trata de “un asunto de comportamiento”.

“Cuando era joven, en términos de porcentajes, había pocos gays”, amplía. “Con el tiempo, debido al libertinaje, las drogas y con las mujeres también trabajando, aumentó bastante el número de homosexuales”, afirma.

“Si su hijo está con ciertas personas de cierto comportamiento, su hijo también tendrá ese comportamiento y creerá que es normal”, dice.

“Bueno, ese es justamente el problema”, le responde Page. “Que usted cree que ser gay es algo anormal”.

Y Bolsonaro agrega otras frases de antología: “Cuando un chico es violento, si uno lo corrige deja de ser violento. ¿Por qué no lo contrario? Si uno lo alienta cuando es niño a que lo normal es esto o aquello, sea lo que sea que es lo normal, el niño va a hacer eso”.

“Debemos tener un Norte aquí”, sostiene Bolsonaro. “Con todo respeto le digo, usted adopta una teoría absurda. Porque incluso teniendo usted una pareja, no podrán procrear, dependerán de la donación de alguno de nosotros, los hombres heterosexuales”.

“No pelearé con usted ni la transformaré en heterosexual ni usted a mi en homosexual. Sigamos con nuestras vidas”, dice el político en el episodio de Gaycation acerca de Brasil.

Y Page le deja estas palabras: “Como gay, si puedo tranquilizarlo sobre los temores que tiene: no quiero que sea gay nadie que no quiera ser gay. Quiero que los gays que se ocultan, se deprimen y quieren suicidarse, se sientan bien y se amen”.

Antes de irse, la actriz recurre a su característico humor para despedirse y le dice: “No quiero que sea gay nadie que no quiera ser gay. Sólo Kate Winslet”.

COMENTARIOS