Alimentación

Diez errores que cometés cuando hacés las compras en el supermercado

Consejos para que rinda más lo que comprás y comas de manera más sana

domingo 14 de octubre de 2018 - 7:57 am

A la hora de ir al supermercado, podemos cometer algunos errores con las compras que pueden perjudicar nuestra vida saludable. A continuación, diez de ellos y consejos que podés seguir:

1- Vas a hacer la compra con hambre. En ocasiones vamos a hacer la compra a última hora de la tarde y no solo llenamos el carrito de productos caros y poco saludables, sino que acabamos haciéndonos con algún snack para el camino, y generalmente no suele ser una manzana.

2- No mirás la procedencia de las frutas. La mayoría de supermercados suelen indicar en el etiquetado la procedencia de las frutas y verduras que venden, especialmente las que están envasadas.

3- No mirás las etiquetas de los productos. Y existen muchas diferencias entre el mismo producto de diferentes marcas. Tratá de elegir los que no lleven grasas saturadas o trans, los que no tengan azúcares añadidos y los que presenten una composición lo más natural posible.

4- Olvidá los precocinados y congelados. Salvo excepciones, son productos ultraprocesados que llevan gran cantidad de estabilizantes y grasas añadidas, de manera que siempre será mejor comprar productos frescos de la carnicería y pescadería.

5- Mejor carnes magras. Siempre es más recomendable elegir una magra, como el pollo, que carnes grasas en forma de hamburguesas o salchichas. Esto no quiere decir que las erradiquemos de la dieta, pero sí que vigilemos su consumo.

6- No planificás tus menús semanales. La mejor forma de no malgastar dinero y no acabar tirando alimentos es planificar una serie de menús, de manera que adquiriremos únicamente los productos necesarios para elaborarlos.

7- No consultás las webs de los diferentes supermercados. Basta un vistazo para estar al día de los descuentos y promociones, de productos de oferta, etc. Si te da igual ir a uno u otro, informate antes y, si puede ser, diseñá tus menús semanales en función de las ofertas.

8- No revisás el ticket de compra. No cuesta nada y te ahorrará problemas inmediatos.

9- Optás por la compra mensual. Si no adquirís el hábito de hacer la compra, cuanto menos, semanal, acabarás comprando productos envasados menos saludables pero también menos perecederos. Pese a que los guardes en la heladera, es recomendable comprar la fruta y las verduras frescas, e ir reponiendo todas las semanas.

10- No apostás por la compra on-line. Te asegurarás de tentarte con caprichos en ese momento de debilidad.

Fuente: Cocinatis

COMENTARIOS