Acuerdo con el FMI

El FMI podría exigir a la Argentina un ajuste de $60.000 millones más que el previsto

Surge a partir de las proyecciones del Fondo sobre una caída del PBI mayor a la que tenía prevista el gobierno para 2019

miércoles 10 de octubre de 2018 - 12:29 pm

El Fondo Monetario Internacional podría exigir a la Argentina un ajuste fiscal adicional de unos $60.000 millones más que el previsto por el gobierno para el año 2019, que asciende entre Nación y provincias a $500.000 millones.

La posibilidad de esta medida surge a partir de las proyecciones económicas que el organismo publicó recientemente para Argentina y de los cálculos que se incluyeron en el propio Presupuesto –a pedido del Fondo– sobre el impacto en el déficit fiscal de la marcha de la actividad económica, según consignó Maximiliano Montenegro.

Esta semana, en su World Economic Outlook (WEO), dado a conocer esta semana como parte de la cumbre anual del organismo, el FMI rebajó las proyecciones de la evolución de la economía argentina: ahora prevé una caída del PBI de 2,6% en 2018, y de 1,6% en 2019. La anterior estimación, en el acuerdo firmado con el Gobierno a fines de junio, era en el “escenario adverso” una baja del producto de 1,3% en 2018 y un 0% de crecimiento para 2019. Todos estos datos son elaborados por el Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, que comanda el mexicano Alejandro Werner y para el caso argentino sigue el italiano Roberto Cardarelli, quienes mantienen línea abierta permanente con Nicolás Dujovne.

Al margen del grosero fallo de pronóstico, que ratifica el fracaso del primer acuerdo con el Fondo, lo importante ahora es contrastar la nueva proyección del FMI con los números del Presupuesto 2019 que Dujovne envió al Congreso.

Allí se prevé una contracción del PBI de 2,4% para este año; pero, lo más relevante en términos de las metas fiscales, una caída de solo 0,5% para 2019. Es decir que para el Fondo Monetario habrá 1,1 puntos menos de actividad de lo que dice el Presupuesto, lo cual impactaría sobre las previsiones de recaudación para llegar al “déficit cero”, en términos primarios (antes del pago del intereses).

Así, únicamente podrá evitarse la exigencia de un ajuste fiscal adicional de haber una mayor inflación y un dólar más alto.

Con información de Infobae

COMENTARIOS