Salud

Cómo se puede prevenir la alergia a la humedad

Consejos para quienes padecen esta recurrente molestia

martes 9 de octubre de 2018 - 7:39 am

La alergia a la humedad como tal no existe, pero el concepto se utiliza con frecuencia para englobar a un conjunto de alergias con afectación de las vías respiratorias provocadas por agentes que requieren de altos grados de humedad para su desarrollo, entre ellos los ácaros y los hongos.

Las alergias a ácaros y hongos son causa de rinitis persistente (con alteración de la actividad laboral y social, el descanso nocturno, el rendimiento escolar y laboral) que, además, suele ir aparejada “con mayor frecuencia con el desarrollo de un asma que, a diferencia del asma por alergia a los pólenes, tiende a ser de tipo persistente, lo que puede conllevar un mayor riesgo, a futuro, de deterioro de la función pulmonar”.

Estas complicaciones no tienen por qué revestir más gravedad en los menores de edad, pero es imprescindible realizar cuanto antes un estudio alergológico adecuado a todo niño de cualquier edad que manifieste síntomas de rinitis o asma, ya que, de detectarse la alergia, la actuación temprana puede mejorar mucho su evolución clínica de cara al futuro.

¿Y se puede prevenir? Afirma Joaquín Sastre, jefe del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, que la higiene en los domicilios o trabajos donde se pueden desarrollar este tipo de agentes “es indudablemente clave” para evitar el desarrollo de estas alergias.

No obstante, como matiza Ojeda, el hecho de residir en una región con clima húmedo dificulta la instauración de medidas preventivas, “ya que, por más que nos empeñemos, no vamos a poder cambiar los factores de temperatura y humedad ambientales”.

Pese a ello, ambos expertos ofrecen una serie de consejos de higiene doméstica para intentar prevenir en la medida de lo posible la aparición de estos agentes y controlar con ello el desarrollo de alergias.

En el caso de los ácaros, Ojeda recomienda mantener las viviendas, y especialmente los dormitorios, “ordenados, con escasos elementos que puedan acumular polvo”. En ese sentido, Sastre añade también la importancia de cubrir colchones y almohadas “con fundas especiales, ya que es en ellos donde más ácaros se acumulan y donde más horas pasamos”; y la limpieza con vapor, así como el lavado a 60º para matar los ácaros, de alfombras y sofás, que también son espacios donde se acumulan estos agentes.

Viviendas húmedas

En el caso de viviendas especialmente húmedas, se sugiere el empleo de deshumidificadores en dependencias concretas, pese al gran consumo de electricidad que tienen estos aparatos.

Otra alternativa, para Ojeda, pasaría por optar en el domicilio por un sistema de ventilación centralizada que ayude a reducir la humedad relativa del aire en toda la vivienda.

No obstante, si la vivienda, el lugar de trabajo o la escuela cuentan con sistemas de ventilación centralizada, el experto recuerda que “es imprescindible el mantenimiento y el saneado de los conductos y filtros de ventilación pues pueden ser foco de crecimiento de hongos y otros microorganismos patógenos”.

También existen líquidos con efecto acaricida, pero cuyo efecto se ha demostrado “bastante limitado”.
En el caso de los hongos habría que diferenciar entre los hongos de exterior y los de interior. Para el jefe del Servicio de Alergología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, en España, los primeros son difíciles de evitar (“al igual que sucede con los pólenes”), pero para los segundos sí que existen medidas con las que ponerles coto.

Entre ellas estarían la reparación de filtraciones y de zonas de condensación de agua y la limpieza de aparatos humidificadores y deshumificadores. La simple lejía puede ser muy útil tanto para los aparatos como para las paredes con manchas de humedad, que generalmente presentan una tonalidad negra o verdosa.

Consejos prácticos

  • En el caso de los ácaros
  1. Mantener ordenada la vivienda y especialmente los dormitorios,
  2. Cubrir colchones y almohadas con fundas especiales
  3. Limpiar con vapor
  4. Lavar a 60º alfombras y sofás
  • Contra la humedad
  1. Deshumidificadores
  2. En el caso de sistemas de ventilación centralizada, es imprescindible el mantenimiento y el saneado de los conductos y filtros
  • En el caso de los hongos
  1. Reparación de filtraciones y de zonas de condensación de agua
  2. Limpiar aparatos humidificadores y deshumificadores
  3. Usar lejía

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS