Salud

Consejos para estar siempre radiante en la oficina

Prestá atención a estos hábitos que pueden incidir en tu ánimo y tu aspecto dentro del trabajo

sábado 6 de octubre de 2018 - 7:56 am

Pasar todo el día en una oficina parece inofensivo, pero puede tener diferentes consecuencias en nuestro físico. Dar un cuidado extra a nuestra belleza nunca está de más.

1. Cara de computadora

Hoy en día, son pocos los trabajos que no involucran estar frente a una pantalla durante ocho horas (o más). Antes los aparatos emitían luz infrarroja, pero fueron reemplazados por pantallas LCD o LED que protegen de posibles daños a la piel o a la vista.

Se recomienda usar a diario un filtro solar de amplio espectro que especifique UVA, UVB y luz visible y proteja, así, del fotoenvejecimiento. Además, conviene poner énfasis en el contorno de ojos. Es una piel más delicada y delgada y lo mejor es emplear productos específicos para esta zona.

También es importante controlar nuestras expresiones faciales mientras trabajamos, porque la repetición constante de ciertas gesticulaciones, como fruncir el ceño o forzar los ojos, fomenta la aparición de arrugas.

¿Cómo evitarlo?

No dejes de incluir en tu rutina de belleza productos con ácido hialurónico o toxina botulínica pues son clave para disminuir las arrugas. Visitá a tu dermatólogo para que recibas un tratamiento personalizado.

Recordá que con la piel, lo mejor siempre es prevenir y combatir desde el principio. Además, aseguurate de asistir al oculista una vez al año para evitar la vista cansada.

2. Cuando el celular es tu enemigo

Abusar de nuestro smartphone tiene consecuencias más graves que un estado de cuenta elevado:

● Cuello de texteador: Mirar mucho tiempo hacia abajo puede lastimar tu cuello. Sostené tu teléfono a la altura de tu cara.

● Manchas: Al mantener largas conversaciones, el equipo se sobrecalienta, lo cual tiene el mismo efecto del sol en tu piel. Usa tus audífonos lo más posible.

● Acné: Es muy fácil transferir la suciedad del teléfono a nuestra cara, lo cual puede ocasionar la aparición de granitos.

3. Estrés

Desde el tráfico hasta los conflictos en la oficina, la tensión nerviosa se ha convertido en parte de nuestra vida. No sólo es responsable de angustiarnos; sus efectos llegan a ser mucho más significativos. Por ejemplo, aumenta la cantidad de radicales libres, los cuales son dañinos tanto para la piel como para diversos órganos.

Además, el estrés provoca envejecimiento prematuro y agrava padecimientos como la dermatitis atópica, vitiligo, psoriasis y el acné. Por sí solo no ocasiona granitos, pero las hormonas que son liberadas en nuestros organismos durante un episodio de ansiedad, sí.

De acuerdo a la Academia Americana de Dermatología, éstas estimulan la producción de grasa en las glándulas de la piel, por lo cual puede volverse un problema repetitivo. El cabello tampoco está a salvo, ya que posibilita sufrir alopecia severa. Por último, puede ocasionar fatiga crónica, que se refleja en nuestra apariencia.

¿Cómo evitarlo?

Existen diferentes maneras de lidiar con el estrés. Elegí la que mejor se adapte a tu estilo de vida y gustos, pero es importante que, tanto física como psicológicamente, no permitas que se apodere de tu vida. Para controlar el acné, el doctor recomienda emplear una rutina de cuidados básicos en pieles oleosas y llevar una dieta balanceada, evitando alimentos procesados. Para estimular la regeneración celular, aconseja un tratamiento con retinoides, que debe usarse bajo supervisión médica.

4. Los peligros del aire acondicionado

El ambiente cerrado y el aire acondicionado son perfectos para resecar el cutis, aun cuando no nos demos cuenta.

●  Poner un humidificador personal en tu escritorio contrarrestará los efectos dañinos.

●  Guardá un mist hidratante en tu bolso y apliicalo periódicamente.

●  Si sentís que tenés irritada la cara, cambiá tu humectante por uno sin fragancia.

●  Bebé dos litros de agua al día.

5. Leé las etiquetas

El acné adulto es diferente al que surge en la adolescencia. Al escoger un producto para la piel, fiijate bien que cumpla con alguna de las siguientes características, para que no empeore la condición:

● No comedogénico

● No acnegénico

● Libre de aceite

6. Sedentarismo

Pasar de 8 a 10 horas sentado tiene graves efectos en la salud: diabetes, insuficiencia cardíaca y fatiga muscular, por nombrar algunos. Y no es de extrañar que este estilo de vida también nos afecte a nivel físico; la falta de actividad no permite que nuestro cuerpo elimine toxinas y células muertas mediante la sudoración.

Otra señal de alerta es el aumento de peso, el cual genera otros problemas, como la formación de piel oscura y gruesa en los pliegues, celulitis, acidez, estrías y várices.

Si a esto le sumás un mal descanso, estás en aprietos. En la noche se realiza la mayor parte de la regeneración celular. Si no hay calidad de sueño, se frena, ocasionando un aspecto deshidratado, haciendo más prominentes las ojeras y acentuando las arrugas por una mala producción de colágeno.

¿Cómo evitarlo?

Ejercitarnos y elevar el ritmo cardíaco mejora la circulación, de esta manera nuestra tez recibe oxígeno y nutrientes necesarios para que esté saludable y en buen estado.

Caminá cinco minutos cada hora y olvidate de usar el ascensor, de este modo estarás en movimiento. Si no te gusta ir al gimnasio, probá con correr en la naturaleza o integrarte a una clase de spinning en grupo. La idea es activarte 30 minutos al día.

Fuente: Vanidades

COMENTARIOS