Belleza

Las siete tendencias de belleza más peligrosas de la historia

Algunas de ellas no solo resultaban extrañas, sino que deterioraban la salud de quienes las practicaban

jueves 4 de octubre de 2018 - 7:38 am

Si bien es cierto que muchas veces la belleza duele, tal como dice la frase, ciertas tendencias a lo largo de la historia convirtieron a las mujeres en verdaderas víctimas de la moda.

Estas son algunas de las más notables, por su nivel de peligro y potencial daño a largo plazo para quienes la practicaron, o fueron forzados a practicarlo por presión social.

Pies de loto o vendaje de pies, China (960-1912)

Los “pies de loto” eran una tendencia de belleza que practicaban las mujeres chinas para tener unos pies más pequeños de lo normal, considerados por hombres como el ideal de pie femenino. Las mujeres usaban unos zapatos de alrededor de menos 10 centímetros de largo, deformando sus huesos hasta el punto de doblar la planta del pie para obtener el pie deseado.

Ohaguro, Japón (250-1870)

El color negro es considerado bello en Japón, por lo que en tiempos antiguos las mujeres estaban obligadas a teñirse los dientes de negro, en especial las mujeres casadas. Para lograr este tinte en los dientes, se colocaba el empaste de hierro en una taza de té hasta que se oxidara y se le colocaban especias para opacar el olor.

Algunos incluso aseguraban que la práctica era beneficiosa cuando en realidad era tóxica.

Corsés femeninos y masculinos (Siglos XVIII y XIX)

Si crees que las únicas que usaban corsés eran las mujeres, deberías saber que no es así. Aunque ellas lo usaban desde el año 1500, los hombres empezaron a usarlo en el siglo XVIII. Con estos corsés se quería lograr la figura masculina delgada y atractiva, sin embargo, solo conseguía lo mismo que en las mujeres: desajustar los órganos internos.

Dieta de lombriz solitaria (Principios de 1900)

En los comienzos de la década de 1900, era muy popular una técnica entre las mujeres: usar las píldoras de lombriz solitaria. Cada una de estas píldoras tenía una lombriz en su interior, que crecía en los intestinos e ingería la mayor parte de la comida que estas mujeres consumían. Los peligros de la dieta fueron los bloqueos intestinales y la formación de quistes en el hígado, cerebro, ojos y médula espinal.

Extensiones de pestañas usando aguja

En 1899, un artículo sugirió que la forma en que las mujeres podrían tener ojos más atractivos era agregando más pestañas. De esta forma, las personas tomaban un cabello de la cabeza y lo cosían con un hilo desde los bordes extremos del párpado, entre la epidermis y el cartílago.

Anillos de cuello, Myanmar o Birmania (Siglo XI hasta hoy)

Obedeciendo a un ideal de belleza propio de la zona, en Myanmar (también conocido como Birmania), las niñas deben empezar a usar anillos alrededor del cuello desde los 5 años y se les agregan más a medida que se hacen mayores. El total de peso que una mujer debe cargar son 11,5 kilogramos. De esta manera, las mujeres obtienen un cuello más largo.

No es necesario decir que el resultado era la deformación del cuello y sus músculos.

Grasa de cerdo para peinar pelucas (finales de 1700)

A finales de 1700, las pelucas triunfaban en toda Europa y la gente se volvía loca por tener una de ellas y para hacer destacar más las propias. Para obtener la forma deseada, se usaba manteca de cerdo y plomo, y como no se lavaban muy a menudo, el cabello real se veía infestado con el tiempo de piojos y alimañas.

Algunas personas incluso colocaban trampas cerca de sus pelucas cuando dormían para atrapar a los ratones.

Fuente: La bioguía / Genial gurú

COMENTARIOS