Alimentación

Siete tips para hacer un registro eficaz de comidas

Si querés hacer un control de todo lo que consumís, seguí estos consejos

miércoles 3 de octubre de 2018 - 7:13 am

Hacer una dieta o un control de aquello que comés a diario requiere cierta constancia en lo que se refiere al registro de todo los alimentos que se consumen a lo largo del día. Para ello es muy útil contar con un diario de alimentos en el que ir apuntando todo aquello que ingiramos a lo largo del día.

Esto requiere que anotemos al momento todo aquello que hayamos comido, además de precisar toda la información que consideremos importante registrar: los alimentos, el tipo de cocción, la hora, las calorías, etcétera. Este registro nos ayudará a la hora de analizar cómo comemos, qué y cuándo, descubriendo así dónde están nuestros puntos flacos a la hora de comer y qué tenemos que hacer para mejorar nuestra dieta o corregirla para conseguir una dieta efectiva para adelgazar, subir de peso o dietas específicas para diabetes, colesterol u otras afecciones.

Seguí estos siete consejos para usar correctamente tu diario de comidas y controlar perfectamente tu dieta.

Cómo hacer un registro de comidas para que sea eficaz y completo

Un diario de comidas es una herramienta ideal para controlar nuestro consumo de alimentos, además de ser de gran ayuda para el nutricionista o el médico que esté haciendo un seguimiento de nuestra dieta. Asimismo, también podremos nosotras hacer un cálculo de aquello que comemos e incluso realizar una tabla o una gráfica por tipos de alimentos, por días, momento del día, etcétera.

1. Elegí un anotador de tamaño pequeño y manejable para que puedas llevarlo a cualquier lugar

Si tu diario es de pequeñas dimensiones, entonces podrás llevarlo a cualquier sitio en tu bolso, sin que ocupe demasiado ni te cueste llevarlo a cualquier sitio, tomar notas rápidas de aquello que has tomado fuera de casa y tener toda la información a resguardo y completa.

2. Llevá siempre información nutricional en un anexo

Adquirí una agenda o una libreta a la que puedas anexar unas hojas con información nutricional, alguna receta especial y una zona de notas para apuntar ideas sobre compras, evaluación de nutrientes, calorías, grasas, etcétera.

3. Sé constante

No dejes que la apatía te venza y procurá ser constante en la anotación diaria de aquello que comés y bebés al día. Convertí estas anotaciones diarias en un hábito y disfrutá de lo satisfactorio que resulta poder hacer un análisis de cómo comés y poder conocerte mejor.

4. Recopilá recetas sanas y adaptadas a vos

Tener un diario te permitirá ir quedándote con aquellas recetas que más se ajustan a tus gustos, que mejor te sientan y que con las que más cómodo te sientas.

5. Aprendá a manejar las cantidades y los ingredientes

Un diario te facilitará conocer cuáles son las cantidades diarias recomendadas, las cantidades habituales que consumís y más se adapten a tus necesidades nutricionales. Este hábito te ayudará a comprar y cocinar las cantidades ajustadas a tus necesidades, sin excesos ni derroches, favoreciendo que ahorres y no malgastes.

6. Ahorrá tiempo y dinero planificando los menús diarios con tiempo

Una vez que hayas sacado las primeras conclusiones sobre qué y cómo comes podrás planificar de forma más lógica tus dietas, compras y menús diarios, algo que te permitirá ahorrar tiempo y dinero.

7. Anotá todo, sin censurarte

Si algún día hacés un exceso, apuntalo también y no te censures. Tené siempre presente que también se aprende de los errores y los excesos y que un capricho saludable de vez en cuando tampoco está nada mal.

Fuente: Eme de mujer

COMENTARIOS