Suba de Tarifas

Scioli siempre junto al modelo: Ahora analiza un aumento de las tarifas de agua y gas

Seguiría al gobierno nacional en la baja de subsidios; todavía no se sabe cuánto subirán; en el caso del agua, instalarían medidores en forma masiva

martes 1 de abril de 2014 - 6:14 am

El gobierno bonaerense estudia la readecuación de las tarifas de las empresas públicas provinciales de gas y de agua tras la decisión de su par nacional de avanzar en la quita de subsidios.

En el caso del gas, se ajustaría proporcionalmente a los anuncios nacionales el costo de las tarifas de Buenos Aires Gas SA (Bagsa), la firma estatal que presta servicios a 14.151 usuarios directos que, según cálculos de la Secretaría de Servicios Públicos provincial, implica a unos 320.000 beneficiarios de pequeñas localidades. Bagsa opera extendiendo redes y brindando gas licuado de petróleo (GLP) o gas natural por gasoducto allí donde las concesionarias privadas no han desarrollado planes de inversión.[pullquote position=”right”]Scioli siempre junto al modelo: Ahora analiza un aumento de las tarifas de agua y gas[/pullquote]

En cuanto al servicio de agua potable y cloacas prestado por Aguas Bonaerenses SA (ABSA), se trabaja sobre un plan integral de reestructuración de la empresa (que atraviesa una situación de colapso financiero), que incluye una readecuación integral de las tarifas. La idea es pasar de la actual modalidad de pago sobre la base de una fórmula ligada a las características de tasación de los inmuebles a otra vinculada directamente con el consumo de agua. El plan incluiría, en este sentido, la instalación de medidores y una campaña de concientización para el cuidado del fluido.

ABSA provee los servicios de agua potable y cloacas en un total de 68 municipios, tanto del Gran Buenos Aires como del interior provincial, para 3,7 millones de usuarios desde que, en marzo de 2002, la estadounidense Azurix dejó la concesión. La ecuación financiera de la firma está en crisis y apenas le permite operar sin poder realizar vitales tareas de mantenimiento y, mucho menos, inversiones, según lo alertado por el propio directorio de la compañía.

En ese sentido, La Porta afirmó: “Sin dudas vamos hacia el sistema de micromedición con colocación generalizada de medidores, para cobrar a la gente por lo que consume”. La instalación de medidores permitiría hacer una corrección tarifaria a partir de un piso común de consumo, superado el cual el costo se encarecería, adelantó, y aclaró que, según la concepción de la Secretaría, cualquier incremento de tarifas debe estar acompañado por mejoras en el servicio.

Ahora, los funcionarios trabajan con los directivos de ABSA en la adecuación a un nuevo esquema tarifario, que estará listo en dos semanas y comenzaría a regir en mayo próximo, según confiaron fuentes gubernamentales. Desde el propio directorio de la empresa estatal se planteó la suba de tarifas como una de las salidas a la crisis y se afirmó que el aumento ya está decidido, sólo falta definir el alcance que tendrá.

 

COMENTARIOS