Evolución Tecnológica

Crean un cubo de Rubik que se resuelve a si mismo

A no desesperar: un puñado de motores y un Arduino hacen que este cubo no te de dolores de cabeza

lunes 24 de septiembre de 2018 - 10:02 pm

La ingeniería no tiene límites… y aún así parece usarse siempre para cosas “poco importantes. Ahora, desarrollaron un cubo de Rubik que, aunque no se resuelve en tiempo récord como tantos otros que vemos en vídeos de la red, se resuelve a si mismo. Sin una persona que lo coja en sus manos ni un robot externo que lo maneje.

El cubo, que por fuera aparenta uno cualquiera, comienza moverse y girar sobre si mismo hasta que está 100% resuelto.

El funcionamiento exacto de este cubo de Rubik lamentablemente no está del todo documentado. Según podemos ver en DMM.make, donde el creador publicó su proyecto, utiliza una serie de motores dentro del propio cubo y un Arduino como cerebro para decidir los movimientos. Si nos fijamos en los esquemas y el despiece del cubo, se puede apreciar mejor su funcionamiento.

La idea es ingeniosa: cada pieza de color del cubo tiene asignado un brazo-motor y el Arduino simplemente tiene que calcular los movimientos necesarios basándose en la situación en la que se encuentra. A partir de ahí, los motores comienzan a girar los laterales del cubo como si una mano invisible lo estuviese haciendo.

Este cubo de Rubik que se resuelve por si mismo no es el primer experimento de su creador. Human Controller, el canal de YouTube que gestiona su creador, probó previamente con otro proyecto de robótica curioso llamado precisamente ‘Human controller’. Si el cubo de Rubik se resuelve sin la ayuda de un humano, en Human controller es el humano el que necesita ayuda.

Básicamente le coloca una caja en la cabeza a una persona y lo hace moverse con un control remoto. ¿Cómo? Una cámara equipada en la caja para tener visión y un par de luces en el interior para que el humano sepa cómo moverse. Suficiente para controlar a alguien por las calles de Nueva York, desde Japón.

Usar el Human controller quizás no sea tan divertido (si eres el que va dentro de la caja), pero un cubo de Rubik que se resuelve por si mismo es tentador. Y quizás también acabe con la desesperación de tantos y tantos que no consiguen resolver uno de los juguetes más frustrantes de la historia.

 

COMENTARIOS