Belleza

Qué tener en cuenta a la ahora de elegir una crema hidratante

Las consideraciones a tomar según cómo sea tu cutis

miércoles 26 de septiembre de 2018 - 7:46 am

Es muy importante hidratar correctamente la cara, cuidarla y saber adaptarse a la que realmente necesita nuestro rostro. Solo así podremos darle aquello que requiere.

Pese a que cada persona puede tener unas características totalmente distintas en su piel, se suele generalizar y hablar de tres tipos de pieles diferentes: piel grasa, piel seca y piel mixta.

Las pieles secas se caracterizan por estar faltas de hidratación, y por ser, especialmente, ásperas y con tendencia a agrietarse. Requieren una hidratación constante y, por tanto, una crema hidratante que tenga una base aceitosa para así regenerar adecuadamente el aceite que le falta a la piel por sí misma.

Justo de forma opuesta están las pieles grasas, que suelen ser bastante más gruesas y suelen generar aceite en grandes cantidades; en ocasiones, las pieles grasas pueden tener tendencia acnéica. Y, por último, están las pieles mixtas, que son una especie de mezcla de las dos anteriores. Tienen partes de la cara con piel seca, y otras partes con piel grasa (normalmente la conocida como zona T).

Saber qué tipo de piel tienes es fundamental para saber qué crema hidratante necesitas, puesto que solo así podrás saber cuáles son las necesidades reales de tu cara. Si tenés alguna duda, acudí a un especialista para que te haga un análisis pormenorizado.

Crema para piel seca

Si tu piel es seca, lo que tu rostro necesita es una gran hidratación y, sobre todo, una gran protección contra el frío, el sol y el viento. Todos estos agentes externos pueden acabar haciendo que tu piel sufra más de lo que debería, y sin una protección adecuada, tu rostro podría resentirse.

Debes buscar, sobre todo, cremas que sean muy hidratantes. Es bueno que tengan una base de agua, puesto que el agua es uno de los elementos más hidratantes, pero tampoco te vendría mal que tenga algún tipo de aceite; también es fundamental que contengan nutrientes que sirvan para calmar tu piel y proporcionar una sensación de flexibilidad y suavidad.

A la hora de seleccionar una crema, buscá una que sea lo más natural posible. Hay muchas firmas que ahora se están dedicando a comercializar con productos completamente naturales, y si bien esto es positivo en todo tipo de pieles, en el caso de las pieles secas lo es aún más. Los químicos podrían dañarte, puesto que tienes una piel extremadamente sensible. Recuerda que si tienen ingredientes como la parafina serán incluso más positivas para vos, puesto que este es un elemento que además de hidratar, protegerá tu piel de las inclemencias del tiempo.

Crema para piel grasa

Las pieles grasas son totalmente lo opuesto a las pieles secas y, por tanto, requieren una hidratante totalmente diferente. En este caso, es mejor que optes por un formato gel o loción en lugar de formato crema, puesto que será de una absorción más rápida y no dejará ningún tipo de residuo.

Sería especialmente positivo que, además de buscar un gel de base acuosa, observaras si este tiene algún tipo de matificante que eliminase los brillos naturales de tu rostro sin perjudicarte. Eso sí: alejate de todas las cremas, geles o lociones que tengan aceite. Esto no hará más que dejarte un residuo que te resultará especialmente perjudicial.

Pese a que tu piel ya genere grasa por sí misma, no creas que por eso no necesitás hidratarla. Es más: cuanto más la hidrates y la cuides (es decir, sigas una rutina diaria) más posibilidades tendrás de hacer remitir todos esos brillos que tanto te molestan.

Crema para pieles mixtas

Las pieles mixtas son relativamente complicadas de tratar, puesto que tienen zonas secas y otras zonas más grasas. No es necesario que uses una crema específica para cada zona, simplemente debes buscar que la crema que vayas a usar se adapte bien a tus necesidades. Sería interesante que buscaras una crema en base de gel, puesto que serán mucho más ligeras, y aportarán una hidratación cómoda, además de una sensación de frescor.

Al igual que con las pieles secas, debés tener cuidado con las inclemencias exteriores, así que no estaría de más que usaras hidratantes que te garantizaran este tipo de cuidados.

Fuente: Bekia

COMENTARIOS