Salud

Una aspirina al día podría no ser tan beneficiosa como se creía

Un estudio advierte sobre los peligros para personas sanas mayores de 70 años

miércoles 19 de septiembre de 2018 - 5:42 am

La aspirina diaria es un hábito tan generalizado que hasta nos parece raro encontrar a alguien mayor que no la tome. Suele recomendarse para prevenir enfermedades cardiovasculares y de circulación.

Sin embargo, un estudio reciente advierte sobre los riesgos que esta periodicidad puede provocar en personas sanas mayores de 70 años.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Minessota (Estados Unidos) y de la Universidad de Monash (Australia) publicó un trabajo en la revista científica New England Journal of Medicine con los resultados de cinco años de investigaciones.

Del análisis participaron 19114 personas sanas de ambos países mayores de 65 años y los dividieron en dos grupos: uno tomó aspirinas a diario durante casi un lustro y el otro, un placebo.

Los expertos concluyeron que aquellos que ingirieron el medicamento tuvieron un riesgo mayor de hemorragias digestivas e intracraneales.

“Sabíamos que la aspirina tiene un riesgo de aumento del sangrado porque siempre lo ha tenido, pero ahora sabemos también que no reduce los riesgos de infarto ni de enfermedades cardiovasculares y que, incluso, aumenta la posibilidad de muerte”, precisó a medios extranjeros Anne Murray, una de las autoras del estudio.

En el artículo también se indica que el nivel de mortalidad fue mayor en el grupo que consumió aspirinas (5,9% contra 5,2%). Asimismo, el tratamiento con dosis bajas de aspirina no afectó a la supervivencia libre de demencia o discapacidad: ambas tasas fueron casi idénticas en los dos grupos.

De todas maneras, los investigadores advierten que aun es necesario profundizar la investigación para asegurar la contraindicación, aunque aconsejan no tomarla en caso de no tener antecedentes de problemas cardíacos y sin la recomendación de un profesional. También es preciso aclarar que estos hallazgos no aplican a las personas con una indicación comprobada, como ciertas enfermedades cardiovasculares.

“El seguimiento continuo de los participantes es crucial, especialmente porque los efectos a largo plazo sobre los riesgos de resultados como el cáncer y la demencia pueden diferir de los del estudio hasta la fecha”, apunta Evan Hadley, director de la División de Geriatría y Gerontología de Instituto Nacional del Envejecimiento.

Ya en agosto se conoció otro estudio, publicado en la revista científica The Lancet, que afirmaba que la aspirina decepcionaba en la prevención del primer ataque cardíaco; ni tampoco era útil en personas con diabetes, dado que el ligero beneficio que conllevaban quedaba opacado por el aumento en el riesgo de hemorragias serias. De igual forma, falló en su aporte para la prevención del cáncer.

Fuente: Con Bienestar

COMENTARIOS