Sociedad

Dudas en la investigación por el secuestro de la docente en Moreno

Desde la Procuración bonaerense aseguran que el ataque fue producto de una disputa territorial aunque también podría tratarse de bandas ligadas al narcotráfico

lunes 17 de septiembre de 2018 - 1:33 pm

El secuestro y tortura de la docente Corina De Bonis sacudió a la política bonaerense y encendió muchas señales de alerta en el tablero de control de la gobernadora, María Eugenia Vidal.

Sin cámaras que hayan registrado el secuestro de la mujer y faciliten el avance de la causa, desde la Procuración bonaerense lanzaron algunas hipótesis de trabajo y no descartan que grupos organizados estén detrás del hecho. Así lo afirmó la semana pasada el procurador Julio Conte Grand, quien explicó que la principal hipótesis con la que trabaja la Justicia es que el ataque habría ocurrido por una disputa territorial.

“Los investigadores abren un abanico de hipótesis. Una, en la que están trabajando, es de una discusión o enfrentamiento por la toma territorial”, dijo. Y ahondó: “Esta señora había decidido instalar ollas populares para satisfacer necesidades de gente del lugar. La primera impresión lineal es que ella tuvo algún conflicto con punteros políticos que no permitían que se hiciera esta actividad que se podría considerar desde algún punto de vista de militancia”.

Por el momento, no hubo testigos que hayan visto el ataque, más allá de que desde el gobierno bonaerense impulsaron una fuerte campaña para localizar ciudadanos que hayan visto algo.

Para el Procurador bonaerense, podría tratarse también de bandas ligadas al narcotráfico que disputan territorio en Moreno: “Este conflicto por la toma territorial también pudo haber sido impulsado por otros integrantes del crimen organizado, fundamentalmente el narcotráfico”.

Por el momento, el relato de la docente perfiló la búsqueda -a través de grabaciones de cámaras de seguridad- de un vehículo rojo en la zona. La semana pasada detectaron un auto rojo en el horario del ataque, pero todavía no lograron dar con el rodado.

La falta de avances en la investigación llevó al gobierno de Vidal a mirar con ojos de sospecha no sólo a presuntos grupos narcocriminales de la zona, sino también a barones del Conurbano que se beneficiarían con un clima de caos en la Provincia de Buenos Aires.

Hasta ahora, poco se sabe del ataque a la docente y la Justicia no encuentra pistas concretas para lograr dar con el origen del secuestro.

COMENTARIOS