Diego Maradona

Sorpresivo pedido de Maradona a un parrillero argentino en Sinaloa

Un inesperado antojo de Diego descolocó a un Rodigo Latorre, un argentino que reside hace varios años en México y se vio sorprendido por la situación

sábado 15 de septiembre de 2018 - 11:31 am

Rodrigo Alberto Latorre, un parrilero argentino que reside en la ciudad hace más de una década, estaba al igual que muchos incrédulo ante la noticia de que su ídolo de la infancia, Diego Armando Maradona, llegaría a dirigir al equipo local de fútbol y no solo eso, sino que también iba a tener que cocinarle al Diez.

Hace tres años, este profesor de Educación Física, junto con otros dos amigos, decidió emprender la aventura de mostrarle a Culiacán la tradición argentina de los asados de fin de semana El local se montó con toda la informalidad del mundo: mesas de madera sin manteles, una parrilla sobre ladrillos, escudos de los distintos equipos del fútbol argentino como los de Boca y River  y al fondo, una camiseta de la Seleccción con la 10 de Maradona.

La vida de Rodrigo tomó un giro rotundo en los últimos días: recibió una llamada de una persona del club Dorados, que le preguntaba si podía prepararle a Maradona, que había llegado a la ciudad un día antes, una serie de platos argentinos para la cena, además de que tenía antojo de algo en particular que no tenía idea de cómo cocinar: el 10 quería carne magra, cocida 3/4 y risotto de champiñón y cuatro quesos. Todo, dentro de una hora.

Mientras Rodrigo corrió a preparar la carne en su local, un grupo de amigos se fue al supermercado a comprar las cosas que faltaban, y a su vez otra amiga se quedó cocinando el risotto, plato que jamás en la vida habían elaborado según contó el parrillero y no sabían como iba a quedar.

El 10 no lo supo, pero ese día cenó un risotto que ahora es ya una toda anécdota, porque al día siguiente volvió a pedir el platillo y la amiga de Rodrigo, de nombre Adriana, nuevamente dejó todo para volver a preparar el platillo para el técnico, que ese día probó dos tipos diferentes del platillo.

Y al tercer día… volvió a pedir risotto, pero el que le habían llevado la primera vez, y otra vez volvemos al principio. Diego Maradona no solo revolucionó al fútbol mexicano, sino tambien la vida cotidiana de las personas de Culiacán, en este caso la de Rodrigo Latorre.

COMENTARIOS