Cuadernos de la Corrupción

Revelan lista de Ernesto Clarens con aportes ilegales a la campaña de 2013

El financista confesó que recaudó plata negra para la campaña del FPV. El total sería de U$S 5.000.000.

viernes 14 de septiembre de 2018 - 11:25 pm

El financista Ernesto Clarens reveló en su confesión que entre el 2012 y el 2013 algunas empresas contratistas de obra vial y de peajes hicieron aportes ilegales para la campaña electoral. El ex dueño de Inverns precisó que esos aportes truchos fueron realizados por “Esuco, Cartellone, Losi, Chediack y Roggio, entre otras” para la campaña legislativa de 2013.

De acuerdo con Clarín, Clarens recaudó entre el 2011 y el 2015 cuya suma llega a unos 35 millones de dólares. Las empresas que él señaló en esa lista tiene asignados los siguientes aportes entre el 2012 y el 2013: Esuco-Decavial (del ex presidente de la Cámara Argentina de la Industria), Carlos Wagner: 400.000 mil; Cartellone 1.733.000; Losi, 1.279.800; Chediack, 1.978.000 y Roggio no tiene aportes en ese período. El total es de casi 5.000.000, que, según las fuentes, sería en dólares.

En su confesión, Clarens agregó que “después de cambiar el dinero a dólares, le llevaba la recaudación directamente a José López” en un departamento de Puerto Madero.

Luego del escándalo del financiamiento de traficantes de efedrina a la campaña electoral de Cristina del 2007 en el caso conocido como la mafia de los medicamentos, la entonces presidenta hizo prohibir los aportes de empresas al financiamiento legal.

Una fuente judicial explicó que esta plata negra eran “sobornos” a cambio de contratos públicos y que tuvieron varios destinos como dijo el propio Clarens. Uno era el bolsillo de los funcionarios, otro fue el plan Sueños Compartidos de las Madres de Plaza de Mayo que recibió 70 millones de pesos por un pedido de Cristina Kirchner. Otro destino de esta plata fue la constructora Gotti que tenían problemas financieros y se ve que en la organización tenía como función entregar facturas truchas para que los empresarios pudieron justificar ante la AFIP el agujero que les dejaba el pago de las coimas.

COMENTARIOS