Alimentación

Ocho claves nutricionales de una dieta antiaging

Cómo rejuvenecer mediante la alimentación

miércoles 19 de septiembre de 2018 - 7:42 am

El envejecimiento prematuro o acelerado normalmente aparece a causa del estrés, sedentarismo y llevar una mala alimentación, entre otras causas. Pero existen ocho claves nutricionales para una dieta antiaging que te ayudará a combatir los efectos negativos que sufre el cuerpo al deteriorarse.

La dieta antiaging te va a permitir retrasar el envejecimiento prematuro y fortalecer tu sistema inmunológico para sentirte joven cada día. Te mostramos las características básicas:

1. Incluí hojas verdes en la dieta

Las verduras de hoja verde poseen mucha clorofila que desintoxica el organismo, además de depurarlo. Asimismo, los carotenoides de las hojas verdes aportan una gran cantidad de ácido fólico, esencial para un estado óptimo del sistema nervioso. Por ello, se recomienda consumir a diario muchas hojas verdes en una dieta antiaging; sobre todo tiernas, ya sea en ensaladas o como ingredientes en otros tipos de platos.

2. Tomá más batidos y jugos naturales

La ventaja de tomar batidos y jugos con alimentos naturales vegetales, es que al estar triturados, resultan más fáciles de digerir para el organismo. Los nutrientes favorecedores de los vegetales, se aprovechan de forma más efectiva y con menos esfuerzo. A su vez, hidratan al cuerpo tanto por el exterior como en el interior.

3. Apostá por la variedad de alimentos

Los vegetales se deben comer sin exceder su consumo, pues contienen alcaloides y oxalatos. Lo mejor es recurrir a la combinación de alimentos, como por ejemplo mezclar varios tipos de verduras y combinarlos de forma creativa. De esta manera, los antioxidantes de los distintos alimentos potencian sus efectos al combinarlos.

4. Controlá el consumo de productos crudos

A pesar de que no es sencillo apostar por una dieta crudivegana así como así, lo ideal es incrementar el consumo de productos crudos poco a poco; hasta que éstos representen un 70% aproximado de la totalidad de alimentos que comés. No obstante, no todos los alimentos naturales se pueden comer crudos. Por un lado, los cereales y legumbres secas, también se germinan y se deshidratan en ciertos casos. Por otro lado, las patatas y las berenjenas, así como otros tubérculos y raíces se comen previamente cocinadas.

5. Vigilá los ayunos

Prestá especial atención con ayunar, pues aunque es beneficioso en algunos casos de forma terapéutica, es desaconsejable para las dietas de control de peso o como requisito antes de empezar una dieta saludable. Al contrario de lo que se pueda llegar a creer, ayunar moviliza los tóxicos amontonados en el organismo, lo que puede acarrear consecuencias negativas para la salud.

6. Seguí los procesos fisiológicos de tu cuerpo

A la hora de programar las comidas en una dieta antiaging, tené en cuenta que el cuerpo humano se adapta al momento del día. Es decir, los procesos fisiológicos se activan según las fases:

  • Fase de eliminación. Esta fase se produce de 4 a 12 horas y el cuerpo pone en marcha la depuración y evacuación. Para una mayor efectividad, bebé un vaso de agua tibia junto con jugo de limón al despertar y retardá el desayuno lo máximo que te sea posible.
  • Fase de asimilación. Esta segunda fase tiene lugar de 12 a 20 horas y el organismo activa la apropiación de los nutrientes al máximo. Lo idóneos es almorzar de las 12h a las 16h y cenar antes de las 20h.
  • Fase de regeneración. Esta última fase transcurre de 20 a 4 horas y el cuerpo utiliza los nutrientes absorbidos para regenerar y reparar las células y los tejidos. Lo ideal es consumir una cena temprana y ligera, rica en proteínas (legumbres, frutos secos, semillas etc.) e irse a dormir siempre a la misma hora.

7. Consumí alimentos antiedad

Apostá por alimentos naturales antiedad y antioxidantes en tu dieta antiaging, puesto que además de rejuvenecerte y ayudarte a lucir un aspecto joven, se trata de alimentos saludables que darán un plus de sabor a tus platos.

8. Cuidado con el alcohol y el tabaco

El tabaco y el alcohol son considerados malos hábitos, ya que a la vez de ser perjudiciales para la salud, aceleran el envejecimiento prematuro de las células, provocando sequedad en la piel y el nacimiento de arrugas tempranas. A excepción del vino o la cerveza, dado que son alternativas mucho más sanas, siempre con moderación.

Pese a todo, consultá con tu médico o especialista en nutrición antes de empezar una dieta antiaging. Recuerda que todos somos diferentes y lo que a algunas personas les puede funcionar, a otras les puede desencadenar problemas de salud.

Fuente: Biotrendies

COMENTARIOS