Psicología

El síntoma de la depresión del que nadie habla

Si bien estar triste puede ser un síntoma fundamental de este trastorno, existe otro al que no se le presta la atención suficiente

lunes 17 de septiembre de 2018 - 7:22 am

Muchas veces, las personas equiparan la tristeza con la depresión y creen que eso es todo. Si bien estar triste puede ser un síntoma fundamental de este trastorno, existe otro al que no se le presta la atención suficiente.

Estamos hablando de la llamada “tarea imposible”: un ítem en tu lista de cosas por hacer que se siente increíblemente desalentador, independientemente de lo difícil que realmente sea o de cuántas veces lo hayas hecho antes.

Seguramente alguna vez hayas sentido pereza de hacer una actividad, pero la tarea imposible va más allá. Puede ser tan simple como hacer la cama o sacar al perro a pasear, pero se caracteriza porque tan pronto como la completes, otra tarea ocupará su lugar como la nueva actividad que se siente fuera de tu alcance.

Algunos investigadores se refieren indirectamente a la tarea imposible como un “estado de ánimo vacío” y “desesperanza”, y señalan que la depresión no es omnipresente: puede aparecer de diferentes maneras dependiendo del paciente.

Muchas personas que sufren de este síntoma de la depresión lo describen como sentirse inútil, tener una pesadez en el pecho, y sentir total apatía. No solamente no te importa realizar las actividades que deberías estar realizando, sino que ni siquiera te preocupa que no te importe.

Para quien lo mira desde afuera, la imposibilidad de estas tareas no tiene sentido, ya que suelen ser actividades sencillas. Por eso es que para los extraños a este sentimiento les resulta muy difícil tener empatía. La realidad es que las preguntas de “¿Por qué no lo hacés y listo?” solo hace que sea más difícil para la persona que lo sufre, ya que en su interior se está haciendo las mismas preguntas.

Lo único bueno de luchar con tareas imposibles es que te ayudan a ser más amable y más empático con otras personas en tu vida, porque sabes cómo se siente. El truco es tener esa gentileza y empatía contigo mismo.

Si te sentís identificado con alguno de estos sentimientos o con otros síntomas como ansiedad, irritabilidad, pérdida de interés o placer por hacer cosas que solías disfrutar, fatiga, o dificultad para dormir, y ha persistido casi todos los días durante más de dos semanas, considerá buscar ayuda. Debido a que esto también puede parecer una tarea imposible en sí misma, intentá usar una línea de crisis (En internet aparecen las de cada país) o contarle lo que te sucede a un amigo o pariente cercano, para que juntos puedan encontrar una manera de hacerte sentir mejor.

Fuente: La bioguía

COMENTARIOS