BID

Preocupante: BID advierte sobre los riesgos del deterioro fiscal argentino

Asegura el informe que la recuperación de EE.UU. podría amenazar el crecimiento de países como la Argentina

lunes 31 de marzo de 2014 - 7:42 am

Las economías de América latina y el Caribe crecerán 3% este año y 3,3% el próximo, pero la Argentina sería uno de los países que se ubicarían por debajo del promedio, según proyecciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En un informe difundido ayer, el banco asevera que la recuperación más acelerada de la economía norteamericana favorecerá a la región, aunque no a todos los países por igual.

Mientras que México, América Central y el Caribe se beneficiarán, para los países de América del Sur un fortalecimiento de Estados Unidos podría resultar en un crecimiento más bajo, ya que este escenario podría traducirse en bruscas caídas de los precios de los activos y, en algunos casos, depreciaciones de la moneda.[pullquote position=”right”]Preocupante: BID advierte sobre los riesgos del deterioro fiscal argentino[/pullquote]

Además, un aumento de tasas de interés en las economías desarrolladas podría provocar más fuga de capitales en la región. Del mismo modo, la desaceleración de China -que, advierte, podría acentuarse-será otro desafío para países como Brasil y la Argentina.

Así, mientras el BID proyecta un crecimiento promedio para la región de 3,3% en 2014-2016, en el mismo escenario prevé un aumento real del PBI para la Argentina de 2,8%, una cifra sólo equiparable a la de Brasil. Para otros países como Perú, Paraguay o Chile, las previsiones son mejores, con crecimientos esperados de 5,8, 4,7 y 4,5%, respectivamente.

En el informe, no obstante, el BID consigna que Venezuela y la Argentina son los dos países de la región que más han aumentado el gasto primario entre 2007 y 2013. En ese período la Argentina lo duplicó, mientras que Venezuela terminó a la cabecera, con un crecimiento del gasto de casi 190%. El problema, en estos casos, no es sólo el fuerte crecimiento del gasto total, sino que gran parte son partidas consideradas “relativamente inflexibles”, como los salarios y las transferencias corrientes.

Otro de los riesgos que identifica el BID es de lo que denomina una “parada súbita”, o una fuerte caída de los flujos de capital. Según dice, las probabilidades de que esto suceda han aumentado. Y esto implica, a su vez, que el nivel óptimo de reservas internacionales que deberían tener los países de América latina es ahora mayor que antes “De hecho -advierte-, si bien las reservas han aumentado en términos de dólares, actualmente se encuentran por debajo de los niveles óptimos en la mayoría de los países.”

Nuevamente, la Argentina y Venezuela son los dos países que más lejos están de acercarse a ese óptimo, con niveles de reservas efectivas de menos del 10% del PBI.

 

COMENTARIOS