Psicología

Cómo reconocer a los hombres tóxicos en tu vida

Cinco características en los que se clasifican y sus tácticas

sábado 15 de septiembre de 2018 - 7:11 am

Hombres tóxicos son esos que llegan a tu vida llenos de promesas y flores y, como un virus terrible, acaban con tu paciencia, con tu cordura y con tu amor.

Esta clase de hombres -los infieles, los mentirosos, los narcisistas y los agresivos- están de más en tu vida. Eso lo sabés perfectamente. El problema es que, como tantas mujeres, no sabés reconocerlos de entrada. Deslumbrada por su carisma, sus frases seductoras y sus románticos detalles, o cegada por tu necesidad de vivir el amor, no sos capaz de ver las señales que te gritan que te detengas.

Cuando conocés a un hombre con “posibilidades”, necesitás tener a mano una guía que te permita “leerlo” correctamente. Verlo tal como es, con la cabeza clara y libre de sueños románticos, te ayudará a determinar si él es el hombre para vos. ¿Dónde hallar esa información? La doctora Lillian Glass, experta en el lenguaje corporal y en relaciones tóxicas, trata este tema en su libro Toxic Men (Hombres tóxicos), una guía para ayudarte a reconocer a tiempo a estos ejemplares.

De acuerdo con la Dra. Glass, los hombres tóxicos tienen tres características en común:

  • Provocan emociones negativas en ti.
  • Se comportan mal contigo: no te tratan con el respeto y la consideración que merecés.
  • Hacen que te sientas mal contigo misma, lo cual afecta tu comportamiento y tu nivel de  autoestima.

Es por eso que es vital reconocerlos, y mientras más pronto, mejor para vos y para tu corazón. A continuación, te ofrecemos cinco ejemplares de alto contenido tóxico. Aprendé a detectar sus tácticas para que puedas vacunarte contra ellos.

El mentiroso manipulador

Esta clase de hombre te hace sentir maravillosa de entrada, cuando está en proceso de conquista. Te halaga, tiene detalles únicos, te dice cosas hermosas. Creés que has encontrado a tu príncipe azul.

Su táctica: Trata de hacerte sentir tan bien, que querés estar cada momento a su lado. El problema surge cuando lo contradecís o le negás algo que él quiere. Entonces muestra sus verdaderos colores y todo el encanto se evapora. Este hombre es un experto a la hora de torcer tus palabras y de “reescribir” la historia, para hacerte creer que sos vos la que has fallado. Muchas mujeres, seducidas por su encanto, tratan de complacerlo en todo con la esperanza de recuperar al príncipe azul del comienzo de la relación. En realidad, están atrapadas con un maestro manipulador.

El controlador abusivo

El quiere saber lo que haces las 24 horas del día, y a cada momento te dice lo que debés hacer y la forma exacta -y correcta, según él- de hacerlo. Si no accedés a seguir su “plan”, te intimida con su ira y su desaprobación.

Su táctica: Usa la ira o la agresividad, las cuales pueden ir escalando hasta volverse peligrosas. Si este es el caso, no importa que te jure que te ama ni que te diga que todo lo hace por tu bien. De más está decir que si estás con un hombre que es abusivo emocional, verbal o físicamente, debés buscar ayuda para, de la manera más segura para vos y para tus seres queridos, salir de esa relación.

El “pobre diablo” autodestructivo

Es la víctima a quien todo le sale mal, pues lo rodea la mala suerte. Tenés que rescatarlo a cada paso, muchas veces perjudicando tu trabajo, tu economía y hasta tus relaciones con otras personas, que no entienden tu dedicación a este ejemplar que nada aporta y todo exige.

Su táctica: Culpar a los demás, las circunstancias, la vida y la buena o la mala suerte, de todas sus desgracias. De esta forma te hace creer que los problemas nunca se deben a su inercia, su irresponsabilidad o su falta de iniciativa. ¿Lo reconocés?

El “yo-yo” narcisista

Todo comienza con él y termina con él. Es el centro del universo, el personaje más importante en su mundo… y en el tuyo. El narcisista por excelencia no reconoce los sentimientos ni las necesidades ajenas; lo único que le interesa es satisfacer sus necesidades, alimentar su ego. Te sentís relegada a un segundo plano; debés lograr todos sus deseos.

Su táctica: Hacerte sentir agradecida de compartir la vida con un ser tan importante y especial. Si siempre te sentís abrumada, pues vivís para complacerlo, estás ante un narcisista que, como un vampiro emocional, te deja exhausta.

El eterno huidizo

Nunca sentís que lo “tenés” completamente, porque él no quiere compromisos. Se te pierde los fines de semana o te dice que no está preparado para algo tan serio; no responde tus llamadas ni está ahí, a tu lado, cuando lo necesitás. Es el clásico egoísta que quiere pareja cuando le conviene o le hace falta, y desea sentirse libre cuando la relación se le hace incómoda.

Su táctica: Se describe como un espíritu libre e indomable, que no puede atarse a una relación todavía. Quizás insinúa  que “algún día”, tal vez cuando los planetas estén alineados, se encontrará a sí mismo y logrará comprometerse. Así te da largas… mientras lo aguantes.

Si aún no estás segura si tu hombre es tóxico, preguntate:

  • ¿Cómo me siento yo en esta relación? ¿Satisfecha? ¿Incomprendida? ¿Menospreciada? ¿Relegada a un segundo plano?
  • Después de cualquier interacción con él, ¿cuál es mi estado de ánimo? ¿Triste, nerviosa, ansiosa, deprimida?
  • Si tu caso fuera el de una amiga… ¿qué opinarías sobre su relación? ¿Pensarías que es la mejor para ella? Entonces, ¿por qué la aceptas para vos? Esta última pregunta es muy importante, porque casi siempre vemos el problema ajeno con más claridad; esto se debe a que lo enfocamos racionalmente, no a través de las emociones.

Si estás en una relación tóxica

Cada caso es único y requiere medidas únicas. En algunas ocasiones, cortar con la relación es lo más indicado; en otros, podría ayudar la intervención de un sicólogo o consejero matrimonial. Todo depende, como ya mencionamos, del caso y la circunstancia de cada pareja.

Lo que sí podé hacer inmediatamente es reconocer la clase de relación en la que estás y determinar por qué sigues en ella. Ponele mucha atención a tus respuestas y a las excusas que usas para seguir con un hombre que te hace sentir mal contigo misma. No adornes tus motivos; sé honesta. Sos vos quien tiene la llave de tu liberación.

Al mismo tiempo, trabajá para elevar tu autoestima, pues esta te ayudará a mantener tu integridad en el amor. Cuando te quieras y te respetes, no atraerás ni tolerarás a hombres tóxicos en tu vida. Si tenés una lista de lo que buscás en un hombre, igualmente hacé una de todo lo que vos ofrecés. Debés estar consciente de tus virtudes y capacidades. Repasá tus logros y tus “lados fuertes”. Verás que no necesitás un hombre que te complete, sino un compañero que te apoye.

Fuente: Vanidades

COMENTARIOS