Seguinos en nuestras redes

Ciencia

Sorpresa: cuál es el lugar más sucio en los aeropuertos

Ni los asientos ni los baños ni las pantallas de check-in; ¿cuál es el llamativo lugar más sucio en un aeropuerto?

Al revés de lo que se cree, los lugares más sucios en un aeropuerto no son las pantallas de check-in o los asientos en donde se esperan los vuelos. Tampoco lo son ni las alfombras de las zonas de embarque ni las escaleras mecánicas ni los baños.

Llamativamente, tal como reveló un estudio realizado por la Universidad de Nottingham y el Instituto Nacional de Salud y Bienestar de Finlandia, el lugar más sucio en un aeropuerto son las bandejas de plástico adonde se depositan las pertenencias y que se encuentran cerca de las cintas de seguridad. Allí donde se depositan y se quitan billeteras, zapatos, celulares es donde se concentra la mayor cantidad de gérmenes del aeropuerto.

La investigación se llevó a cabo en el  aeropuerto de Helsinki durante los meses de invierno del año 2016, donde se analizaron las zonas más frecuentadas por los pasajeros, desde el pasamanos de las escaleras mecánicas hasta los  ascensores, pasando por las bandejas y luego los inodoros.

El estudio demostró cómo dichas bandejas,tocadas por miles de personas al día para dejar sus objetos personales, incluyen un alto índice de microbios. En la mitad de las bandejas analizadas se hallaron rastros de rinovirus, el responsable del resfriado común y de la gripe.

Y a pesar de la creencia de que en los baños del aeropuerto se encuentran todos los gérmenes, no se encontraron virus respiratorios perceptibles al contrario del hallazgo en las bandejas de los aeropuertos.

A partir de estos datos arrojados, y frente al peligro ante los últimos casos de alerta bactereológica ocurridos en Estados Unidos y Europa, en muchos aeropuertos se están proponiendo medidas como colocar desinfectantes de manos a las salidas y entradas de los controles de seguridad para que las pertenencias no estén en constante movimiento sin desinfección,  y así evitar la posterior propagación entre los viajeros.

Ciencia

Cómo en las películas: China salvará a la Tierra del impacto de un asteroide

Según se informó desde el país asiático, se planea desviar la trayectoria de un objeto amenazante lanzando un cohete en 2025.

La Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) anunció un nuevo sistema para el redireccionamiento de asteroides potencialmente peligrosos para nuestro planeta. Con este proyecto se busca desviar la trayectoria de todo objeto que amenace la Tierra, al parecer el plan se pondrá en marcha en el año 2025 y será una proeza para toda la humanidad.

En ese contexto, el subdirector del organismo espacial, Wu Yanhua, explicó que se pretende lanzar en primera instancia, una sonda que examinará el objeto antes de la colisión que lo desviará.

A esta acción se la conoce como “impacto cinético”, el propósito es alterar la trayectoria orbital del asteroide enviando hacia su posición una nave de grandes dimensiones y a alta velocidad.

Para llevar a cabo la hazaña, se desarrollará un sistema que operará desde la Tierra para monitorear objetos cercanos potencialmente peligrosos y arrojar las respectivas advertencias.

“China está asumiendo la responsabilidad como una gran potencia mundial en la protección de la Tierra junto a otros países”, comentaron desde la institución sideral, que además prevé diseñar un programa especializado que simulará los peligros que suponen los asteroides.

La agencia que es el equivalente asiático de la NASA, sostiene que ya se detectaron alrededor de 28 mil objetos cercanos a nuestro planeta y cada año se agregan cerca de 3 mil.

Continuar leyendo

Ciencia

El desconocimiento del idioma inglés entre los científicos de la CONAE costará millones de pesos

La mayor parte del personal de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales de Argentina no conoce el idioma, por lo que se destinarán varios millones a cursos online durante un año

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) es una agencia nacional que tiene la misión, de acuerdo a su propio sitio web, de promover y ejecutar actividades en el área espacial con fines pacíficos en el ámbito productivo, científico, educativo y para la creación de tecnologías nacionales innovadoras.

A esta agencia del gobierno argentino del Plan Nacional Espacial se le destinan millones de pesos anuales. Sin embargo, la mayoría de los científicos que la integran no saben hablar inglés. 

Esta información se desprende del proceso de compra número 15-0004-LPU22, que publicó recientemente la Subgerencia de Compras y Contrataciones del organismo, a través de la cual se contratará un “Curso de idioma inglés para el personal de la CONAE”.

Se trata de cursos de capacitación para personas designadas por las autoridades. En esta línea, cabe mencionar que el directorio que administra a los científicos espaciales argentinos esté comandado por el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Daniel Filmus, un sociólogo y docente de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

De acuerdo a los parámetros establecidos en la licitación, se impartirán 4.500 horas de cursos online para grupos de hasta cuatro participantes, que sumarán un total de cien alumnos. Además, se destinarán otras 2.500 horas a clases individuales para un total de veinte alumnos, y los cursos tendrán una duración de doces meses con opción a prórroga.

Tres ofertas fueron confirmadas hasta el momento. Por un lado, El Lab Taller de Idioma SRL presentó una propuesta por 14.5 millones de pesos. Por otro, María de los Ángeles Tagina ofertó 17.5 millones, y María Laura Veltri 16.5 millones.

El curso aún no fue adjudicado a ninguno de los oferentes, pero es destacable que la mayoría de los científicos de la CONAE, cuyo material de lectura se comercializa fundamentalmente en inglés, no conocen el idioma.

Continuar leyendo

Ciencia

“Esto no es el Reino Unido”: fuerte cruce entre el doctor Zin y la patóloga Marta Cohen

La reconocida patóloga argentina que reside en Inglaterra mantuvo un fuerte cruce con el médico y columnista de LN+ Claudio Zin

“Hola”. El frío saludo de inicio del diálogo ya permitía avizorar que no existía la mejor conexión entre el médico y columnista de LN+ Claudio Zin y la patóloga que reside en Inglaterra Marta Cohen, quien días atrás se reunió con la miistra de Salud Carla Vizzotti.

Desde un comienzo, Zin la chicaneó: “Veo que pasa mucho que, personas que tienen una posición, cuando entran al Ministerio de Salud, salen con otra postura. Algo mágico pasa en el Ministerio de Salud, que no sé si es su caso”.

“No”, respondió Cohen.

“Usted propone que si yo soy contacto estrecho me tengo que hacer una PCR. ¿Dónde? ¿Dónde?”, siguió Zin.

“No hablamos de dónde, hablamos de lo que debería hacerse”, respondió la patóloga.

Sin embargo, esta respuesta alimentó el enojo del columnista: “Usted habla mucho, pero seguimos haciendo 120.000 testeos por día. Después dice que tienen que hacerse un autotest todos los días durante cinco días. ¿Usted sabe cuánto cuesta cada test?”.

“Sí, $ 2.500. Soy argentina por lo que sé cuánto sale un autotest”, respondió Cohen.

“Si una familia tipo se tuviera que hacer esto, serían $ 50.000. ¿Usted cree que una familia argentina tiene ese dinero para hacerse autotests?”, continuó Zin.

“Por eso sostengo que los test deben ser gratuitos. Y deben ser gratuitos para todo el mundo, porque si se lo cobra a uno…”, respondió Cohen, que en ese momento recibió una repregunta de Zin: “¿Y la ministra le dio la razón?”.

“Bueno, en realidad, es un ideal…”, comenzó respondiendo Cohen, a lo que Zin le retrucó: “Entonces no lo plantee”.

“Yo lo que planteo es lo que debería hacerse, lo que está haciendo el Reino Unido”, comentó.

“Pero no somos el Reino Unido”, le espetó Zin.

Luego, la discusión se dio por la facilidad de realizarse un autotest. “Esto que usted plantea no puede hacerse en la Argentina”, cerró Zin.

“No hay peor derrotado que el que se siente derrotado cuando comienza”, respondió Cohen, a lo que Zin continuó: “¿Sabe lo que pasa? Yo no compro quimeras. La gente quiere realidades, no quimeras. Las quimeras son para los cuentos”.

“Usted vuelve a Londres, yo me quedo acá”, continuó Zin.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR