1 de Abril

Un día como hoy, de 1939 concluía la Guerra Civil Española, dando inicio al régimen dictatorial de Franco

Tras tres sangrientos años, un 1 de Abril de 1939 finalizaba la Guerra Civil, cuando los franquistas vencían al ejército rojo. De este modo, se instauraba en el poder la dictadura del general Francisco Franco

lunes 31 de marzo de 2014 - 6:57 am

El 1 de abril de 1939 Franco dictaba el último bando de la guerra: «En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado». [pullquote position=”right”]Un día como hoy, de 1939 concluía la Guerra Civil Española, dando inicio al régimen dictatorial de Franco[/pullquote]

Durante la madrugada del día 1 de abril, las tropas franquistas terminan con la última resistencia republicana en los muelles de Alicante y eso permite al Gobierno de Franco instalado en Burgos declarar oficialmente que había terminado la guerra.

Ese día se difundía el siguiente comunicado: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado. Burgos, 1º de abril de 1939, año de la victoria. El Generalísimo. Fdo. Francisco Franco Bahamonde”.

La Guerra Civil española se había diseñado como un enfrentamiento rápido pero se acabó convirtiendo en un infierno interminable, una guerra de trincheras, de angustioso desgaste y escasa creatividad táctica. El punto de inflexión fue el fracaso nacional en la conquista de Madrid a los seis meses de conflicto. La férrea defensa de los republicanos y la llegada de las Brigadas Internacionales obligaron a Franco a renunciar a la capital, iniciando un avance cauteloso y bien pertrechado en el que cada plaza se ganaba pagando un tributo de sangre. La prolongación de la contienda favoreció la intromisión de las potencias internacionales: Rusia y Francia apoyaron a los republicanos mientras que Italia y Alemania se situaron del lado de los sublevados.

Tras el fracaso de Madrid el frente se desplazó al norte, donde los nacionales lograron romper el «cinturón de hierro» de Bilbao y vencer en la segunda batalla de Teruel. La fase crucial de la guerra se iniciaba en la primavera de 1938 con la batalla del Ebro. Los republicanos acudieron con todo su potencial y la campaña se convirtió en la más sangrienta de la guerra. Las bajas en ambos lados fueron enormes, pero para el bando republicano, que administraba peor sus recursos, resultó definitiva. Con la caída de Barcelona los últimos líderes republicanos se exiliaban a Francia y la República quedaba en manos del eje Madrid-Valencia, con Negrín al frente. En medio de una lenta agonía, Julián Besteiro se impuso a Negrín en una refriega civil dentro del bando republicano y solicitó una «paz honrosa» que fue denegada por los nacionales.

La Guerra Civil fue una catástrofe en la historia de España, con más de 60.000 muertos por cada bando y otros tantos ejecutados en las crueles purgas de los primeros meses de la guerra. Peor aún sería la posguerra, la etapa más triste de nuestra historia reciente. Hambre, miseria, desconfianza, todo un país por reconstruir y una idea que madurar: que las dos Españas nunca más volvieran a enfrentarse.

Las cifras de víctimas durante la guerra civil están sometidas a continuas revisiones pero se estima que en total murieron unas 200.000 personas.

COMENTARIOS