Economía

Qué sectores productivos ganan y pierden con la devaluación

Cómo impacta la corrida cambiaria en los diferentes rubros que deben redefinir estrategias en base al nuevo dólar

lunes 3 de septiembre de 2018 - 5:38 am

La crisis financiera del país y la disparada del dólar altera el panorama para los negocios. Mientras que algunos sectores se ven envueltos en la incertidumbre, otros renuevan expectativas y ganan competitividad.

Un informe realizado por La Nación detalla cómo se posicionam los ámbitos productivos más relevantes en el nuevo escenario.

La agricultura y ganadería

El campo comprende muchos negocios: la agricultura, la ganadería, la lechería, las producciones de pollos y cerdos, y las economías regionales. La agricultura claramente tiene un impacto directo sobre los precios por la devaluación, pero, al mismo tiempo, tiene un aumento de sus costos (entre 50% y 70% de ellos están dolarizados).

En la ganadería surgen complicaciones, porque solo se exporta el 15%, entonces la gran mayoría del negocio está traccionado por el salario de la gente en el mercado interno. “En principio, por el lado de los precios, va a depender del nivel adquisitivo de la gente. Y por el lado de los costos, depende la actividad, porque los feedlots tienen gran parte de sus insumos en dólares”, explica Ezequiel de Freijo, economista jefe de la Sociedad Rural Argentina (SRA).

En lechería, que produce 10.000 millones de litros por año, habrá una exportación de 1500 millones y el resto es consumo interno. “Por esta razón, está igual que la ganadería, porque le suben los costos rápido, mientras que el precio que recibe el productor tarda en acomodarse”, dice De Freijo. En tanto, los porcinos y los avícolas están peor, porque tienen poco o nada de exportación y dependen de la plaza doméstica.

El consumo, en baja

Según estiman los especialistas, el consumo terminaría el año con una caída de 2%. “Los más afectados serán los bienes durables, como motos, inmuebles y algunos electrodomésticos. Esto es coherente con lo que se viene viendo con este Gobierno, donde la contracción ha sido clásica; es decir que la gente deja de lado aquello que es postergable”, explica Guillermo Oliveto, presidente de Consultora W.

En alimentos y bebidas, el dato de supermercados de Scentia fue -1% en el interanual de julio y el general de Kantar Worldpanel fue -3%. En este caso, el impacto del dólar alto no es tan directo, porque las compañías no están pasando toda la devaluación a precios.

“Está claro que los alimentos estaban priceados con un dólar de menos de $28. Habrá que ver cuánto pueden trasladar, sin que se les caiga más el consumo”, acota Oliveto.

La industria, en retroceso

Las proyecciones de la Unión Industrial Argentina cambiaron con la corrida contra el peso que inició a fines de abril, la sequía y la desaceleración del repunte de Brasil.

Teniendo todo eso en cuenta, la entidad estimaba que la actividad iba a caer un 1,5% este 2018 por un mal segundo semestre. Y a esto se sumó la devaluación récord del jueves con un dólar que, más allá del recorte del viernes, no se sabe dónde va a encontrar su techo.

Automotriz: el mercado interno se retrae

Las terminales que estén produciendo para el mercado interno tienen un problema, porque se pensaba que podía haber récord de patentamientos de autos, pero desde junio hay una caída en las ventas.

“El problema es que internamente tienen que traducir los precios al nuevo dólar, porque gran parte de sus insumos están dolarizados, y pega en el consumo interno”, comenta Lorenzo Sigaut Gravina, economista jefe de Ecolatina. Y agrega: “El fabricante que no logre compensar la caída del mercado interno con exportaciones va a tener que bajar la producción y eso implica despedir empleados o reducir turnos”.

Cambios negativos en la construcción

La suba del dólar empuja el precio, falta crédito y pocos se animan a comprar.

El sector inmobiliario es uno de los grandes perdedores, porque hoy casi no hay precios y, si los hay, la gente no quiere comprar. El que compró en dólares no quiere bajar el precio y el que tiene dólares los quiere hacer valer.

COMENTARIOS