Turismo

La ruta moche, arqueología y leyendas precolombinas

Este itinerario de turismo cultural, elegido por los argentinos, recorre la historia de las civilizaciones en Perú.

miércoles 29 de agosto de 2018 - 10:20 pm

Según estudios y estadísticas sobre turistas extranjeros que realiza el ente turístico peruano PromPerú, el 91% de los argentinos que visitan Perú lo hacen con el objetivo de hacer Turismo Cultural.

Y entre esos destinos, la denominada Ruta Moche se posiciona cada vez más entre los argentinos que desean visitar los más antiguos complejos arqueológicos en el Perú.

La Ruta Moche recorre la historia de civilizaciones en el Perú. Se presenta como una opción para un gran porcentaje de turistas argentinos amantes de la cultura y la arqueología, y les permite descubrir los increíbles tesoros de los líderes que gobernaron la costa norte siglos atrás, antes que los Incas.

Se conoce como la Ruta Moche al circuito turístico de 200 km que une las ciudades de Trujillo y Chiclayo, y que descubre una de las más antiguas civilizaciones anteriores a los incas: los Moche. En el recorrido de esta ruta se encuentran vestigios arquitectónicos como huacas, pirámides, una ciudad de barro (Chan Chan) y varios museos que exponen colecciones de oro, cerámicas y textiles. Pero detrás de todos estos sitios de gran importancia histórica y arqueológica, se encuentran las leyendas que le dieron origen: la de la Señora de Cao y el Señor de Sipán.

Historias de guerreros

A quince minutos de la ciudad de Chiclayo, departamento de Lambayeque, se encuentra el Museo Tumbas Reales de Sipán donde se puede apreciar los restos del Señor de Sipán. Este fue un antiguo gobernante del siglo III, un gran sacerdote guerrero cuyo dominio abarcó una amplia zona del Perú.

Fue descubierto por el arqueólogo peruano Walter Alva en 1987, y se considera que es uno de los entierros más fastuosos jamás descubiertos en el Perú ya que el sacerdote se encontraba cubierto de oro, plata, cobre y piedras semipreciosas.

El edificio del museo, que fue inaugurado en noviembre de 2002, fue concebido como una gran pirámide trunca de concreto, inspirada en los antiguos santuarios mochicas. El ingreso se realiza por el tercer piso, a través de una rampa en forma de “L” y recorrer la muestra entera para apreciar todos los tesoros de este gobernante puede llevar hasta cuatro horas.

El entierro es tan fastuoso que aún se realizan excavaciones y descubrimientos nuevos todos los años y es por ese motivo que se instaló un museo de sitio en Huaca Rajada, lugar donde se encontró al Señor de Sipán. En este museo se exponen las piezas encontradas recientemente y la tumba número 14 que pertenece al sacerdote guerrero.

Años más tarde, en el 2006, a 50 kilómetros de la ciudad de Trujillo se descubrió otro de los puntos turísticos más importantes de la Ruta Moche: la Señora de Cao. Esta tumba fue hallada por un equipo de arqueólogos peruanos dirigidos por Régulo Franco Jordán con la cooperación financiera de la Fundación Augusto N. Wiese. ¿Quién era esta dama? Era una joven gobernante que vivió hace unos 1.700 años. La momia, de baja estatura y de corta edad, presentaba tatuajes mágico-religiosos de serpientes y arañas, además de collares y pendientes, tanto en sus manos como en sus piernas y rostro.

La acompañaba una joven sacrificada y desde una tumba cercana la resguardaban tres acompañantes más. El lujo de los adornos y vestidos que acompañan el fardo funerario de la mujer terminaron de confirmar su status de alta jerarquía. Su hallazgo se compara con el del Señor de Sipán, e incluso añade una nueva luz para asombro de muchos historiadores, ya que antes del hallazgo, se pensaba que únicamente los hombres habían ejercido altos cargos en el antiguo Perú.

La tumba fue hallada en el Complejo Arqueológico El Brujo, más precisamente en la Huaca Cao, el centro ceremonial más importante del valle Chicama. La famosa huaca posee murales que se encuentran profusamente decorados y pintados. El Museo de Sitio Cao realiza un recorrido por el universo cotidiano de los antiguos habitantes del valle y finaliza con el hallazgo de la Señora de Cao.

La ciudad de barro

Otro circuito importante empieza en la ciudadela de Chan Chan, epicentro de la cultura Chimú en la época precolombina. Es considerada la “ciudad de barro más grande de América”, siendo inscrita como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1986. Chan Chan significa “sol resplandeciente” en el idioma nativo. Tenía diez palacios amurallados sobre una extensión de 20 km2 y, en su mejor época, llegó a tener unos 30.000 habitantes.

Actualmente, en la ciudadela trabajan unas 500 personas, incluidos 50 arqueólogos, distribuidas en cinco proyectos. Se han descubierto murales, escalinatas, pasadizos, estatuillas de madera de guerreros de 40 centímetros de alto que en el rostro llevan una capa de arcilla blanca a manera de máscara. También los investigadores han encontrado vasijas, telares y gran cantidad de spondylus, conjunto de frisos con figuras de langostas, algas, redes, embarcaciones con pescadores y hombres nadando.

La ruta Moche se presenta así como una de las más enigmáticas del Perú e ideal para el turista argentino en busca del turismo cultural.

La ruta se complementa con las pirámides de Túcume y la huaca Las Balsas, en la región Lambayeque, que cuenta con un museo de sitio recientemente remodelado, o con los impresionantes frisos y estructuras de la huaca de La Luna en La Libertad, sin dejar de contar con una excelente oferta hotelera -con opciones para todos los bolsillos-, la exquisita gastronomía a base de productos marinos y el cálido clima, muy característicos de la costa norteña peruana.

En datos

¿Cómo llegar a realizar la ruta moche?

Lima a Trujillo en avión – 50 minutos

Lima a Trujillo en bus – 8 horas.

Lima a Chiclayo en avión – 1 hora 15 minutos.

Lima a Chiclayo en bus – 13 horas.

¿Cómo es el clima?

Trujillo: máximo 25,8°C y mínima de 14°C

Chiclayo: máximo 28°C Y mínima 20°C

¿Sabías que…

Es en la cultura Mochica donde nace la preparación del famoso cebiche, plato bandera del Perú?

COMENTARIOS