Mercado Inmobiliario

Cayó una inmobiliaria investigada por usurpación de propiedades

Es El Sheik, de Monserrat. En el allanamiento encontraron dos millones de pesos y hasta propaganda nazi

martes 28 de agosto de 2018 - 8:37 am

Detrás de la fachada de una inmobiliaria, una familia llevó a cabo durante décadas un enorme negocio basado en la usurpación de viviendas. Tenían un modus operandi: prestaban dinero a personas que debían expensas, por supuesto con altos intereses.

Cuando los deudores no podían pagar, les compraban las viviendas a precio vil. En muchos casos, los mismos habitantes terminaban alquilando el departamento que había sido suyo. Y se estima que esta familia de falsos corredores inmobiliarios tiene unas cien propiedades a su nombre.

Según detalla el diario Clarín, el “negocio” abarcaba otras estafas: amenazaban a inquilinos que no podían pagar sus alquileres; e incluso cambiaban las cerraduras de los viviendas para impedirles el ingreso. También usurpaban viviendas que por diferentes motivos se encontraban desocupadas.

Y aún sin ser martilleros, ni profesionales homologados, participaban de remates judiciales de propiedades. Tienen denuncias incluso por haber falsificado firmas y hacerse pasar por herederos en una sucesión.

Un equipo de investigación de la Fiscalía de la Ciudad puso el foco en “El Sheik Inmobiliaria Propiedades” en diciembre de 2016, a partir de una denuncia por usurpación.

Ubicada en Venezuela 1619, en Monserrat, ya estaba incluida en el listado de inmobiliarias ilegales del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios (CUCICBA). También operaba con los nombres “El León Imperial” o “El Sale”.

La causa se encuentra bajo secreto de sumario, pero se pudo saber que se trata de Jorge Alberto García Sale, un abogado de 72 años, quien está en el centro de esta investigación.

Sin embargo el caso tiene tantas aristas y es tan importante, que desde la Fiscalía entienden que los implicados son muchos mas.

Pero el allanamiento a la inmobiliaria, que realizó la Policía de la Ciudad, deparaba otras sorpresas, porque además se toparon con propaganda nazi, armas, unos tres millones de pesos en efectivo, varios DNI que no pertenecían a las personas que se encontraban en el lugar.

COMENTARIOS