Cuadernos de la Corrupción

José López mencionó a Cristóbal López en la causa

El recientemente convertido en imputado colaborador involucró al dueño del Grupo Indalo en la investigación

lunes 27 de agosto de 2018 - 9:40 am

Ahora, en la causa de los cuadernos de las coimas Cristóbal López y Lázaro Báez fueron nombrados por dos testimonios: en el primer caso por José López y por Leonardo Fariña en el segundo.

En circunstancias diferentes, los relatos coincidieron en un punto: no eran simples empresarios, eran de extrema confianza de los Kirchner.

Sólo en cinco años Cristóbal López y Lázaro Báez garantizaron a los Kirchner: 25.968.040 pesos con “alquileres simulados” de propiedades de Los Sauces SA (inmobiliaria de la ex Presidenta).

Mientras ambos eran contratistas del Estado, utilizaron este mecanismo -según determinó la Justicia-, y así “de forma irregular y continúa, dirigieron fondos que fueron al patrimonio de los Kirchner”, señaló el juez Claudio Bonadio cuando procesó a todos por asociación ilícita y lavado de dinero en dicha causa.

Según detalla el diario Clarín, no fueron los únicos negocios que cosecharon juntos. Cristina Kirchner y Lázaro Báez irán a juicio oral por el direccionamiento de la obra pública a favor del Grupo Austral.

Esto se tradujo en 52 contratos viales por 46.000 millones de pesos. Que a su vez, coincide con un incremento patrimonial del empresario K: de $ 66 millones que declaró en 2013, para 2016 su fortuna era de $ 3.058 millones. Pasó de 79 inmuebles a 1.412 según el informe del Tribunal de Tasación de la Nación (TTN).

Es relevante para los investigadores determinar el rol de Báez en esta causa que investiga la organización de un aparato dedicado a la recaudación de fondos ilegales.

José López recientemente convertido en imputado colaborador, mencionó a Cristóbal López. Fue la primera vez que el dueño del Grupo Indalo figura en la causa. La referencia fue realizada por el ex funcionario K.

Se refirió a una situación que presenció y en función de la cual, especificó que el dueño de Indalo no era un empresario más. Cristóbal López era “socio de los Kirchner”, de su “entorno de más confianza”.

La expresión la formuló en su confesión ante Bonadio. Y el concepto se reiteró, “era de estrecha confianza”. Así, dejó entrever que no era casual los negocios que el Gobierno K mantuvo con el empresario patagónico hoy preso por defraudación al Estado.

COMENTARIOS