Vida sana

Running: cuáles son las consecuencias de la práctica excesiva

Correr es una actividad simple, pero cuando se realiza desmedidamente, pueden aparecer diferentes problemas para el organismo

domingo 26 de agosto de 2018 - 7:36 am

Son muchos los beneficios para la salud que se obtienen al correr. Según la mirada de los especialistas y las conclusiones de varios estudios científicos, practicar running resulta productivo para fortalecer los huesos, mejorar el sistema cardiorrespiratorio y evitar contraer enfermedades. También, para contribuir al desarrollo de masa muscular y favorecer el descanso.

Sin embargo, así como la actividad brinda réditos, también puede desembocar en consecuencias negativas cuando el nivel de exigencia y el tiempo de ejercicio son excesivos, fuera de los parámetros sugeridos. Tal como sucede con toda disciplina deportiva de alto impacto.

Según indica el portal Infobae, primeramente, la sobrecarga puede desencadenar diversas lesiones, fundamentalmente en los casos en los se corre sin la supervisión de un profesional.

“Las articulaciones, los músculos, los tendones y los huesos del miembro inferior” son los principales afectados, dijo a Infobae el doctor Federico Torrengo (MP 111.371), experto en traumatología del deporte.

En ese sentido, Torrengo subrayó que entre las cuatro lesiones típicas del corredor se encuentran “las afecciones del tendón de Aquiles, la fascitis plantar (ambas corresponden a tendones), el síndrome de fricción de la fascia lata (en la rodilla) y las fracturas por estrés de alguno de los huesos del pie, pierna o cadera”. Y remarcó que para las tres primeras es clave usar la plantilla adecuada con el apoyo del pie.

Al margen de estas lesiones habituales, existen riesgos vinculados a trastornos del corazón. Un estudio del Hospital Frederiksberg de Copenhague publicado por el Colegio Americano de Cardiología, indicó que correr más de cuatro horas semanales puede producir daños estructurales en las arterias.

¿Qué sucede con las maratones?

Las carreras de larga distancia tienen su impacto en el organismo. Un grupo de expertos de la Universidad de Yale realizó un pequeño experimento que incluyó a 22 runners, de una edad promedio de 44 años y en su mayoría mujeres, y concluyó que pueden dañar a los riñones.

En los resultados publicados en la revista American Journal of Kidney Disease se reveló que la práctica produce una lesión en el órgano destinado a filtrar los desechos del cuerpo, cuya consecuencia puede magnificarse a largo plazo.

Por otra parte, los urólogos Jeffrey Thill y Tobias Köhler (jefe de infertilidad masculina en la Universidad de Illinois Sur) observaron la incidencia de la actividad en la zona genital de los hombres. Y apuntaron a la revista Men’s Health que pueden empeorar la varicocele a quienes la padecen.

Esta es la dilatación varicosa de las venas del cordón espermático y del escroto, cuya consecuencia es que los testículos aumenten de tamaño, apareciendo dolores y daños como la atrofia testicular.

COMENTARIOS