Economía

Dólar futuro: el BCRA perdió más de $ 11 mil millones por sus apuestas

Los datos fueron brindados por la autoridad monetaria por un pedido que realizó el ex titular de la entidad, Alejandro Vanoli, al Tribunal Oral Federal Nº 1

domingo 26 de agosto de 2018 - 7:12 am

El Banco Central perdió durante el segundo trimestre del año $11.715 millones por operaciones concertadas en futuros cambiarios en ese período. El rojo en el balance de los contratos que negoció el organismo que conducía en ese momento Federico Sturzenegger.

Las importantes diferencias entre el precio de cobertura que brindó a bancos y empresas y el valor final al que se alzó la divisa tras la corrida, que pasó de 20,45 a 29,66 pesos en tres meses, explican la situación.

Los datos fueron brindados por la autoridad monetaria por un pedido que realizó el ex titular de la entidad, Alejandro Vanoli, al Tribunal Oral Federal Nº 1.

El ex funcionario es parte de la causa por supuesta defraudación a la administración pública por la utilización de los contratos de dólar futuro como parte del instrumental del BCRA para reducir las expectativas de devaluación.

Según indica el portal iProfesional, la causa se sustenta en la pérdida que esos contratos generaron al Central luego de que el gobierno de Cambiemos llevara el tipo de cambio de 9,84 a 13,95 pesos en un solo día (17 de diciembre de 2015).

El actual gobierno responsabiliza a la anterior administración por contraer futuros y se exculpa de haber realizado una mega devaluación. En la pérdida de abril-junio, la operación en futuros y la devaluación fueron parte de la misma decisión y manejo de la política económica.

La intervención a través del mercado de futuros es una herramienta que permite, sin sacrificar reservas, pulsear contra las entidades financieras en busca de calmar las expectativas devaluacionistas.

Este mecanismo permite a quien compra el futuro asegurar el precio de un activo (materias primas, divisas, metales preciosos y tasas de interés, entre otros), si prevé que vaya a subir el valor durante el lapso hasta el vencimiento del contrato, mientras que quien lo ofrece estima una baja. Las diferencias entre las distintas posturas se compensan diariamente.

En momentos de tensión cambiaria, esto fue utilizado con relativo éxito para morigerar expectativas. Se supone que si el BCRA vende un dólar a 10 pesos a marzo, como sucedió en la última etapa del gobierno anterior, es porque va a estar cerca de esos valores.

COMENTARIOS