Alimentación

Cinco métodos para saber si la miel que comprás es pura

Muchos fabricantes la adulteran y diluyen, mirá cómo darte cuenta

sábado 25 de agosto de 2018 - 7:43 am

Si sos un consumidor habitual sabés que es un producto muy apreciado y, por lo tanto, algunas veces resulta bastante cara. La razón es que la miel está compuesta por minerales, nutrientes y enzimas que son muy beneficiosos para la salud, resultando también un sustituto natural del azúcar.

Pero existe un problema: comprobar su calidad y pureza puede ser un reto. La miel de mejor calidad y la única que debería llamarse así viene de las abejas, así que, en el momento de comprar un tarro de miel, asegúrate de que tenga las palabras “natural”, “miel de bosque” u “orgánica”. Sin embargo, no siempre será fiable, pues los fabricantes se aprovechan de vacíos legales para colocar etiquetas ambiguas.

Para saber de una vez por todas si la que tenés en casa es pura y de calidad, seguí estos métodos infalibles.

Test del pulgar

Una de las mejores maneras de comprobar si tu miel es pura es colocando un poco en tu pulgar y comprobar si se mantiene en su lugar o si se corre como algún liquido menos espeso.

En caso de que se corra significa que no es pura, la verdadera es espesa y viscosa, mientras que la adulterada es más líquida, aunque su sabor persiste debido a la gran cantidad de azúcar que es añadida a esta última.

Test del agua

Vertí una cucharada de miel en un vaso de agua. Si miel se queda en el fondo del envase, significa que es real, ya que la pura es densa y, para que pueda disolverse debe revolverse de manera constante, mientras que la adulterada, por ser más líquida, se disolverá junto con el agua.

Test del fuego

Esto puede sonar alarmante, pero, la miel pura es en realidad inflamable, así que, si vas a llevar a cabo este test, te pedimos que lo hagas con mucha precaución. Tomá un poco de algodón y cubrilo de miel.

Tomá un encendedor y hacé que la miel entre en contacto con el fuego. Si se enciende, es pura, si no, es adulterada.

Test del vinagre

Mezclá una cucharada de miel con un poco de agua y unas 2 o 3 gotas de vinagre. Si el resultado crea algún tipo de espuma, entonces esta miel ha sido adulterada.

Test del calor

Al calentar la miel pura, esta se caramelizará de forma inmediata, pero al ser falsa, esta hará ebullición, evaporándose.

Si no te parece realizar alguna de estas pruebas, podés revisar la simple composición física del producto, por ejemplo su textura, que debe ser suave pero consistente, su olor dulce, o su sensación de cosquilleo en la garganta al momento de consumirlo.

Existen otras pruebas que lo expertos utilizan para determinar su grado de pureza, pero estas son las más prácticas y cotidianas.

Fuente: La bioguía

COMENTARIOS