Fórmula 1

Los tres motivos por los cuales Ayrton Senna se convirtió en leyenda

Según Gerhard Berger, quien fue compañero del piloto brasileño, hubo tres claves importantes en el éxito de uno de los corredores más recordados de la historia

jueves 23 de agosto de 2018 - 5:09 pm

El austríaco Gerhard Berger comenzó su carrera en la Fórmula 1 en el año 1984 al igual que el legendario Ayrton Senna, luego entre 1990 y 1992 ambos compartieron equipo en Mc Laren y allí formaron una importante amistad. Tras vivir en primera persona las andanzas del piloto brasileño, tres décadas más tarde se dio el lujo de revelar algunos detalles que ayudan a entender el por qué del éxito que tuvo.

Es por eso que Berger no duda en separar en tres claves a aquellos motivos que llevaron a Senna a convertirse en uno de los mejores pilotos de la historia en la categoría máxima del automovilismo. “Era un piloto de mucha experiencia, combinado con un talento natural, y tenía un poder de concentración muy fuerte. Eso lo hacía diferente al resto. Creo que le podías cortar la mano y no lo hubiera sentido hasta que se hubiera acabado la carrera. Eso suponía un extra para él”, reveló.

Luego continuó: “No era cuestión de velocidad, era un conjunto. Ayrton tenía una gran ventaja sobre mí: empezó cuando tenía cuatro años en karting y cuando debutó en la Fórmula 1 ya había hecho 400 carreras. Yo empecé cuando tenía 21 años y entré a la F1 con 24; creo que sólo hice 40 carreras antes”.

También, dio a conocer una charla que tuvieron donde expresaban lo peligrosa que era la curva Tamburello, años antes del trágico accidente que se cobró la vida de Senna: “Le dije que alguien se mataría en ese lugar porque el muro estaba demasiado cerca de la pista”, confesó quien también sufrió un altercado en 1989.

Por otro lado, reconoció aspectos íntimos de su vida: “Compartimos vacaciones, confidencias… Él cuidaba mucho su imagen. Si había que ver a mujeres antes de una carrera, yo lo hacía por la puerta principal del hotel pero él lo hacía por la trasera”, finalizó.

COMENTARIOS