Alimentación

El aporte de los frutos secos en la actividad física

Para los amantes de estos alimentos, estos son algunos de los motivos para incluirlos a la hora de hacer deporte

jueves 23 de agosto de 2018 - 7:29 am

Los frutos secos secos -como avellanas, almendras, nueces o pasas de uva- muchas veces se convierten en un snack saludable para degustar en cualquier momento del día.

Sus propiedades, sobre todo para el cuidado del cabello y de la piel, son bien conocidas, pero también guardan beneficios complementarios a la hora de hacer actividad física.

A continuación, te contamos algunas de sus propiedades y porqué deberías incluirlos en tu rutina de ejercicios.

    • Son fuente de proteínas vegetales, cruciales para la recuperación de los músculos tras el ejercicio.
    • A diferencia de las proteínas animales, las proteínas vegetales presentes en los frutos secos no contienen colesterol.
    • Al ser fuente de carbohidratos y tener un alto contenido en fibra, los frutos se convierten en una gran fuente de energía a largo plazo.
    • Tienen bajo contenido en grasas saturadas, es decir, que están compuestos por grasas saludables ricas en Omega 3, por lo que no sólo aportan energía, sino que también protegen el corazón debido a su poder antioxidante.
    • Las nueces son el fruto seco más alto en ácidos grasos omega 3 y tienen casi el doble de antioxidantes que cualquier otro fruto de este tipo.

  • Las avellanas contienen muchos carbohidratos, fibra y gran cantidad de grasa insaturada, por lo que ayudan a retrasar la fatiga, encargándose de propiciar la formación de glóbulos rojos y calcio.
  • Comer 5 nueces a diario, cinco días a la semana, es ideal para deshinchar el abdomen ya que funcionan como antiinflamatorio.
  • Los pistachos son ricos en zeaxantina, un carotenoide que puede prevenir la degeneración molecular.
  • Los anacardos son los que menor cantidad de grasa tienen. Además, poseen un alto contenido de magnesio y hierro.

¿Cuál es el momento ideal para consumirlos?

Lo ideal es comerlos como snack luego de realizar la actividad física. Cuando termina el entrenamiento, el cuerpo consumirá las reservas de glucógeno muscular, apareciendo lo que se conoce como “la ventana anabólica”.

Este es el momento perfecto para aportar proteínas a tu cuerpo, ya que las hormonas anabólicas harán que se aprovechen al máximo.

Fuente: La bioguía

COMENTARIOS