Política

Se viene el acuerdo: Macri, los cuadernos y el ajuste

El presidente aprovecha el golpe de los cuadernos a las provincias y le saca rédito político en la negociación del ajuste

lunes 20 de agosto de 2018 - 1:48 pm

El presidente Mauricio Macri está al tanto de todos los detalles relativos a los “cuadernos de las coimas”, la causa más importante de Argentina en el último tiempo. Su vocero, según reveló LPO es Daniel Angelici, ligado de forma directa al fiscal Stornelli.

Sin embargo, Angelici no es el único nexo. Gustavo Arribas, histórico amigo de Macri, tiene muy buena relación con el juez Claudio Bonadio. Así, el presidente cuenta con mucha información sobre los implicados en la causa de los cuadernos e hizo saber que no dudará en utilizar esa información para presionar a los gobernadores.

Entonces, no llama la atención que la última reunión que se iba a llevar a cabo en el CFI, a la que acudirían todos los gobernadores peronistas además de Massa, Pichetto y la CGT, haya quedado trunca; aunque significara la chance de demostrar la gran fuerza del peronismo. Sólo aparecieron cuatro, detalla LPO.

No es poco lo que está en juego. La negociación del gobierno con los gobernadores peronistas es central para el futuro del programa económico que Macri acordó con el FMI. La caída del decreto del Fondo Sojero seria una pésima señal hacia el acuerdo de un ajuste que representa un recorte mas de diez veces superior a esa poda.

Con un agravante: Si queda en evidencia que en el extremo, Macri tampoco tiene fortaleza política como para avanzar con el ajuste por la vía del decreto, se pone en duda la solidez del Plan B del Gobierno que es prorrogar el presupuesto actual, si el peronismo no acuerda el presupuesto del 2019 que deberá contener el recorte de 300 mil millones. No sancionar el presupuesto sería además una pésima señal hacia el exterior.

La pista de la corrupción que abrieron los cuadernos podría avanzar sobre las provincias por la vía de la confesión de Jose Lopez, que durante el kirchnerismo fue el encargado de repartir la obra publica en el interior. Pero no es el único, ni el único sendero.

Bonadío mantiene bajo siete llaves no sólo la confesión del ex secretario de Obras Publicas, sino también la del financista Ernesto Clarens y de Juan Chediak, sucesor de Carlos Wagner en la Cámara de la Construcción y cercano a Macri.

Los gobernadores por ahora están regulando esta tensión. Desarmaron parcialmente la cumbre del viernes, pero luego de la reunión Verna, Bertone, Manzur e Insfran, compartieron un almuerzo con Massa y Pichetto en el Senado. Y mientras tanto siguen trabajando para plantear recursos contra el decreto en la justicia. En los máximos niveles del Poder Judicial están avisados y saben que por ahora será la política la que regule esa pelea.

Foto gentileza/Diario Clarín

COMENTARIOS