Política y redes sociales

Políticos en WhatsApp: qué chatean y cómo se arman los grupos

Los mensaje han cambiado la metodología de comunicación, y los funcionarios no son la excepción a la regla

domingo 19 de agosto de 2018 - 9:30 am

Victoria Donda se acuerda bien aquella madrugada del  14 de junio, cuando se votó la media sanción de la ley del aborto en Dipuatdos.

“Estábamos todas ahí insomnes, a las cuatro de la mañana, frente a la pantalla mandándonos mensajes”, dice la diputada al diario Perfil.

Hoy ese ecléctico grupo de Whatsapp llamado Las Sororas, que reúne a diputadas de partidos y bloques distintos –está integrado además por Silvia Lospennato, Mayra Mendoza, Cecilia Moreau y Romina del Plá, entre otras–, sigue funcionando.

“Está más vigente que nunca. El otro día nos compartimos distintas tonalidades de esmaltes verdes para uñas”, suelta Donda. Los grupos de chat han cambiado la metodología de comunicación, y los políticos no son la excepción a la regla.

El propio Macri, quien usa un sistema especial de teléfonos encriptados, tiene dos predilectos: el de paddle en su quinta Los Abrojos y el de fútbol. María Eugenia Vidal y Federico Salvai hablan por privado y han quedado “excluidos” de los varios grupos que hay, sobre todo de intendentes de Cambiemos.

“Hay un chat de ministros en el que tampoco está María Eugenia”, grafican desde el círculo de la gobernadora. En la Ciudad hay un grupo de voceros. “Es estrictamente de trabajo y funciona 7 x 24”, dice uno de sus veinte integrantes.

“Horacio (Rodríguez Larreta) arranca temprano y termina tarde. Pide, responde y hace seguimiento por chat”, agregan. Hay además una sala caliente del equipo de gabinete, que incluye ministros y secretarios. “En las reuniones semanales y en todas las de seguimiento de gestión hay que dejar los celulares en una caja para evitar distracciones”, cuentan.

Fuera del oficialismo, si hay un fanático de los grupos, ese es Sergio Massa. “Para cualquier cosa te crea un grupo nuevo”, relatan desde su entorno y dicen que además durante la última  campaña, creó por lo menos siete grupos distintos y en la mayoría participaba e incluso los moderaba.

“Había grupo de chat de equipo, uno de candidatos, uno de voceros, uno del bloque legislativo”, enumera un asesor de aquellos tiempos. Casi como contrapartida al hombre de Tigre, aparece Miguel Angel Pichetto, quien tiene la herramienta, pero no la usa.

“Difícilmente conteste un mensaje de WhatsApp y menos aún participa en grupos ni de políticos ni de nada. Lo suyo es el clásico llamado telefónico”, explica gente del Senado.

Peronistas creativos. A la hora de nombres ocurrentes, el justicialismo gana por goleada, se lleva todos los aplausos. Si bien –y al igual que en Cambiemos–, algunos grupos se hacen y se deshacen de acuerdo con los temas de coyuntura, varios quedan porque, dicen quienes están ahí dentro, “temen lo que pueda pasar al irse de la sala”.

Existe uno muy activo que se llama “Compañeros”, donde están, entre otros, Ginés González García y Juan Pablo Cafiero.

Ambos son parte también, junto a Eduardo Valdés y Felipe Solá, de otro llamado “Cafiero 30 años”, creado después que en 2017 se hizo un homenaje al histórico peronista.

COMENTARIOS