Corrupción K

Cómo funcionaba el circuito de “valijeros” de La Cámpora

Todo lleva a Máximo Kirchner como heredero de Néstor en el recorrido de recaudación

viernes 17 de agosto de 2018 - 5:51 am

La declaración de Martín Larraburu, ex secretario de Juan Manuel Abal Medina, encendió la alarma en las filas de la agrupación kirchnerista La Cámpora.

Al margen de la lista de “Valijeros K” que fueron mencionados en la ampliación de la declaración de Larraburu, aparece otra categoría: la de los hombres de Máximo Kirchner, quien heredó algunas aptitudes de su padre (como cuando es orador político) pero fundamentalmente que, tras la muerte de Néstor, ocupó el lugar central de recaudación con claro conocimiento de Cristina Kirchner, entonces Presidenta de la Nación, jefa política del kirchnerismo y líder de los jóvenes camporistas.

Así se armó una nueva red de valijeros, con sus propias cuevas y sus cajas. Una de ellas fue la de los fondos reservados de la AFI (anteriormente llamada SIDE), donde tras el despido tumultuoso del agente Jaime Stiuso, se anunció una transparencia mentirosa, con un par de amigos de Máximo con rol fundamental.

Según detalla el diario Clarín, La Cámpora fue actor central tanto en la recaudación como en el destino de ese dinero y hasta llegaron a coincidir con Guillermo Moreno, quien creó las DJAI (Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación) y que significaron la apertura de una causa judicial contra ex funcionarios K.

Pero el nombre clave en esa estructura para el financiamiento de la política habría sido una persona de vínculo estrecho con Máximo: Fernando Basanta.

El doctor Fernando Miguel Basanta es íntimo amigo y “mano derecha” de Máximo Carlos Kirchner. Para algunos en el peronismo, enfrentado a La Cámpora, cumplía el papel de “comisario político” en las sombras, rol que se le adjudicaba desde el inicio de la organización.

COMENTARIOS