Copa Joan Gamper

La increíble historia de Joan Gamper, el fundador del Barcelona

El personaje por quien lleva su nombre el trofeo que disputarán Boca y el equipo blaugrana fue una pieza vital en la institución catalana

miércoles 15 de agosto de 2018 - 12:32 pm

Hans Max Gamper era suizo, pero eligió ser catalán. El amor por Barcelona pudo más y, tras una visita a la ciudad española, decidió quedarse para trabajar como corresponsal deportivo de dos diarios suizos. Fue allí donde decidió poner un aviso convocando a fanáticos del fútbol para poder practicar el deporte que tanto quería.

“Nuestro amigo y compañero Mr. Kans Kamper (otro de los nombres con los que era conocido), de la Selección de Foot-Vall de la ‘Sociedad de los Deportes’ y antiguo campeón suizo, deseoso de poder organizar algunos partidos en Barcelona, ruega a cuentos sientan aficiones por el referido deporte se sirvan ponerse en relación con él, dignándose al efecto pasar por esta redacción los martes y viernes por la noche de 9 a 11”, rezaba la pequeña publicación de la revista Los Deportes, en el año 1899. Esa publicación sería, finalmente, la semilla de la que germinaría uno de los más grandes clubes de fútbol del mundo: el Fútbol Club Barcelona.

La cita se dio el 29 de noviembre de 1899, en el Gimnasio Solé. Ese fue el lugar donde se fundó el Barsa, gracias al impulso de Hans Gamper, quien para ese entonces ya se hacía llamar Joan, abrazando por completo su cariño por Cataluña.

Curioso es que Gamper también fue responsable de la fundación de otro club de renombre en Europa, el FC Zurich, ganador de 12 Superligas de Suiza y cuatro Copas Intertoto de la UEFA.

El legado de Gamper en la institución blaugrana no terminó con la fundación de la misma, sino también con su rol como capitán y autor de 100 goles en el club. Incluso, llegó a disputar la primera final de la Copa del Rey, que tuvo al Club Viscaya –una fusión de jugadores del Athletic Club y otros equipos de Bilbao- como vencedor.

Tras retirarse en 1903, asumiría la presidencia del equipo culé en 1908, prolongando su pertenencia con la institución, sobre todo porque volvería a ocupar el cargo cinco veces más.

Lo irónico es que su amor por Cataluña fue, finalmente, lo que terminó con su vida. Simpatizante de la causa nacionalista, terminó exiliado durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera, aunque le fue permitido volver a pisar suelo español bajo la condición de no ocupar ningún cargo con el FC Barcelona.

A pesar de este retorno, la imposibilidad de estar cerca del club de sus amores, sumado a la situación económica y social que vivía España en ese entonces, llevaron a quien fuera el socio número uno del club a tomar la triste decisión de suicidarse de un disparo el 30 de julio de 1930, a los 52 años.

Hoy, su nombre está presente en las cabezas de los hinchas de Barcelona y Boca por el partido que jugarán hoy ambos equipos, pero Joan Gamper es más que una copa. Joan Gamper es el padre de Barcelona.

COMENTARIOS