Cuadernos de la Corrupción

Una anotación del chofer Centeno golpea a la familia Eurnekian

El ex chofer de Roberto Baratta tenía anotada la dirección donde funciona Corporación América y eso obligó a uno de los directivos y miembro de la familia a reconocer el pago de "aportes" en favor del kirchnerismo

miércoles 15 de agosto de 2018 - 12:02 pm

Una dirección del barrio porteño de Palermo anotada en uno de los prolijos cuadernos Gloria del ex chofer de Roberto Baratta obligó a Hugo Eurnekian a reconocer que había entregado dinero en efectivo en favor de la campaña presidencial de Cristina Fernández de Kirchner.

La dirección pertenece a las oficinas donde funciona Corporación América, presidido por Eduardo Eurnekian.

Sin embargo, al asistir como “arrepentido” a Comodoro Py, Hugo Eurnekian, sobrino del presidente del conglomerado de empresas, aseguró que los pagos fueron a título personal y no en representación de la compañía.

Además, aclaró que el dinero fue un aporte en dinero negro a la campaña electoral del 2013 en favor del Frente Para la Victoria. En este sentido, Hugo Eurnekian se sumó al club de los empresarios que niegan cualquier tipo de coima y aseguran que el efectivo entregado a ex funcionarios K respondía a supuestas presiones a las que eran sometidos por parte de representantes del kirchnerismo.

Hugo Eurnekian

Finalmente, el dinero aportado por los empresarios en 2013 serviría de poco ya que Martín Insaurralde perdería con Sergio Massa en la provincia de Buenos Aires, el bastión de mayor peso en las legislativas de ese año.

Esta versión, compartida por todos los empresarios que se ofrecieron como imputados colaboradores ante el fiscal Carlos Stornelli, fue puesta en duda por las recientes declaraciones del ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, y del primer ex funcionario K arrepentido, Claudio Uberti, quien habló de coimas y no de “aportes de campaña”.

En este sentido, Corporación América tenía múltiples intereses atados al Estado. Durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, el grupo empresario creció como pocas veces lo había hecho en su extensa trayectoria, en gran medida, apoyado por las licitaciones públicas ganadas tanto por su compañía Aeropuertos Argentina 2000 como por otras empresas del holding.

Eduardo Eurnekian, junto a De Vido, Scioli y Cristina Fernández de Kirchner, durante la inauguración de un hospital en Ezeiza

El propio ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, publicó en agosto del 2015 un listados de las empresas más beneficiadas por la obra pública durante el kirchnerismo; el grupo liderado por Eurnekian ocupaba el cuarto lugar, por detrás, de Techint, Electroingeniería y Iecsa.

La aparición de la dirección “Bonpland 1745” en los cuadernos de Oscar Centeno y la comparecencia de Hugo Eurnekian a la Justicia abre un signo de interrogación -tal como ocurre con todos los empresarios citados en las anotaciones- alrededor del fin del dinero “aportado” a las campañas.

¿Se trató sólo de aportes de dinero en negro para la campaña ante una eventual coerción de ex funcionarios ó se trató de coimas de las empresas para quedarse con licitaciones públicas? La respuesta la tendrá la Justicia, que avanza a paso rápido en una causa que genera novedades a diario.

Recordemos que Hugo Eurnekian tiene a cargo los negocios energéticos del grupo, como lo es la petrolera Compañía General de Combustibles (CGC) y participó de una serie licitaciones del gobierno anterior por medio de la empresa Helport. Entre las obras que se adjudicó está Chihuido, la represa de Neuquén que nunca se construyó.

COMENTARIOS