Tecnología

Cómo conectarte a una red wifi pública sin el riesgo de ser hackeado

Es la opción más utilizada por aquellos que no tienen buena señal. Cómo hacerlo sin correr riesgos

martes 14 de agosto de 2018 - 3:34 pm

Los expertos en tecnología siempre recomiendan que no nos conectemos a las redes wifi abiertas por nuestra seguridad. Sin embargo, esto no siempre es posible ya que puede que nuestro paquete de datos esté agotado y no podamos subir esa foto que nos sacamos con un amiga en un Starbucks(?) o cuando estamos de viaje, al conectarnos en un aeropuerto en el que debemos pasar por una larga escala.

Según un artículo del diario New York Times, las redes 4G aunque son seguras no son imposibles de interceptar (en las comunicaciones inalámbricas en realidad nada lo es). Aunque ciertamente son más seguras que una red wifi pública. Pero aquí también se hace un matiz importante.

Es posible reforzar la seguridad de los datos que transmitimos mediante redes wifi abiertas. La mala noticia es que no es gratis en muchas ocasiones. Existen servicios en forma de aplicaciones que permiten reforzar la seguridad de las comunicaciones que realizamos a través de estas redes encriptando los datos que compartimos con ellas.

Estas soluciones se basan en crear redes privadas virtuales que permiten asegurar la red de área local sobre una red pública o no controlada como las abiertas. Hay opciones de pago como F-Secure, cuyo precio decrece en función del tiempo contratado y de los dispositivos que se conecten, y Private Internet Access.

Este servicio se encuentra disponible para dispositivos móviles iOS y Android, pero también para computadoras. En el caso de usarlo en un PC o en Mac debemos usar Chrome o Firefox con una extensión concreta que descargamos gratuitamente.

En cualquier caso no todas las redes wifi son igualmente preocupantes. Es conveniente leer la letra chica si no es posible con los términos y condiciones de la red a la que vamos a acceder. Por otra parte, si accedemos a páginas https tendremos garantizado un mayor nivel de protección de nuestros datos. En cualquier caso, siempre que sea posible es mejor optar por navegar con un plan de datos 4G o 3G.

Otra opción, aunque suene descabellada, es optar por comprar una tarjeta SIM con datos suplementarios que complemente o sustituya a la que usamos normalmente.

COMENTARIOS