Cuadernos de la Corrupción

Una jugada clave: los secretos del allanamiento a Cristina Kirchner

El juez Claudio Bonadio ordenó el operativo en departamentos que serían del hermano de Fabián De Souza, socio de Cristóbal López

martes 14 de agosto de 2018 - 9:25 am

“El juez Claudio Bonadio redacta la orden de detención contra Cristina Kirchner y pedirá prisión preventiva”. El anuncio llegó a los principales medios de comunicación ayer por la tarde, proveniente de una histórica fuente de información de Comodoro Py.

El contexto era propicio: se realizaba en ese mismo momento un allanamiento a uno de los domicilios de Cristina Kirchner en la ostentosa zona de Recolecta, en la Capital Federal. Justamente aquel en el que suele residir.

Está ubicado en Uruguay 1306/1310 y es el mismo que aparece en los cuadernos del chofer Oscar Bernardo Centeno como depositario de alguno de los abultados bolsos con dinero de la corrupción K.

Según detalla el portal Tribuna de Periodistas, Bonadio decidió allanar el lugar en las últimas horas, en busca de parte de ese botín.

Lo hizo en los departamentos del primer y cuarto piso, pero pasó de largo respecto del quinto, donde reside la ex jefa de Estado. Para ello, el magistrado deberá esperar hasta el miércoles cuando el Senado eventualmente lo autorice a avanzar en ese sentido.

Los inmuebles requisados por el magistrado pertenecen a Osvaldo De Sousa, hermano -y presunto testaferro- de Fabián De Sousa, socio de Cristóbal López en la empresa Indalo. El juez presume que estos últimos -De Sousa y López- son a su vez “prestanombres” de Cristina.

Como sea, nadie ha entendido aún la jugada de Bonadio, pero es más sencilla -e inteligente- de lo que se cree.

Lo primero que debe mencionarse es que, a partir del preciso momento en que se accedió a los cuadernos de Centeno, cuando se supo el dato de la calle Juncal, el fiscal Carlos Stornelli ordenó hacer vigilancia permanente -y secreta- sobre los movimientos de ese edificio.

Acto seguido, luego de la explosión pública de la existencia de esos registros, Bonadio decidió hacer públicos sus deseos de allanar el quinto piso. A esos efectos, pidió al Senado de la Nación el desafuero de la otrora presidenta de la Nación.

COMENTARIOS