Cuadernos de la Corrupción

Cuadernos de la corrupción: investigan si las empresas usaron facturas truchas

La AFIP investiga si Fainser, la constructora de Juan Carlos Lascurain, sirvió de canal para generar “salidas no documentadas” de dinero que se destinaron al pago de sobornos en otras empresas.

sábado 11 de agosto de 2018 - 8:37 pm

El escándalo por los cuadernos de la corrupción continúa escalando a lugares insospechados en la historia política argentina.

Como se presumía, los empresarios empiezan a tomar un lugar preponderante en la historia (son la otra parte de las negociaciones), y ahora el diario La Nación reveló que la AFIP investiga si Faisner, la constructora del detenido ex presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Juan Carlos Lascurain, sirvió de canal para generar “salidas no documentadas” de dinero que se destinaron al pago de sobornos en otras empresas, como por ejemplo Isolux. También podrían haberlo hecho para el lavado de activos.

Los “sabuesos” sospechan que Fainser, una empresa real, generó facturas falsas por decenas o acaso cientos de millones de pesos en favor del consorcio a cargo de la construcción de la usina termoeléctrica en Río Turbio, que le permitieron al presidente de Isolux, Juan Carlos de Goycoechea, pasar los controles de sus auditores externos y acumular dinero en efectivo para dárselo a Roberto Baratta, número dos del ex ministro de planificación Julio De Vido .

Además, AFIP emitió un reporte de operación sospechosa (ROS) de lavado, por más de $ 400 millones, que el organismo tributario remitió a la Unidad de Información Financiera (UIF) en las últimas semanas.

Desde el ente recaudador, sospechan que los ejecutivos de Isolux y de otras empresas de las “arrepentidas” recurrieron a servicios truchos de empresas reales.

En tanto, desde Isolux indicaron que Baratta ejerció una “presión brutal” sobre De Goycoechea para que escogieran a esa constructora de Lascurain en lugar de otra competidora.

“El gobierno (kirchnerista) nos impuso a Fainser, que no trabajó bien y fue el promotor de los mayores costos, pero cuando se hizo un acto con Cristina (por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner), Lascuráin fue la estrella del evento”, rememoraron desde ese segundo proyecto, bajo la órbita de la empresa Central Puerto.

Los problemas para Lascurain se acumulan. Tras presentarse el jueves a declarar ante el juez federal Claudio Bonadío, y reafirmar su inocencia, menos de 36 horas después terminó detenido, mientras que Fainser quedó bajo sospecha por presunto lavado.

De acuerdo con el periodista Hugo Alconada Mon, ahora en Isolux cuentan detalles que hasta hace dos semanas callaban. “Fainser es una empresa real, sí, pero fue la única por la cual nos pisaron la cabeza desde el Ministerio de Planificación para que la contratáramos” cita en su nota.

COMENTARIOS