Legalización del aborto

Cuáles son los planes “B” del Gobierno tras rechazo del Senado

Los legisladores de Cambiemos que deseaban que el aborto se legalizara, barajan alternativas. La más fuerte es incluir la despenalización al Código Penal

jueves 9 de agosto de 2018 - 11:03 am

En la antesala de la votación en el Senado por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, el presidente Mauricio Macri se mostró conforme y afirmó que​ “no importa cuál sea el resultado, hoy ganará la democracia”. Si bien el primer mandatario se mostró neutral, le dio a los legisladores de Cambiemos libertad de conciencia para que votaran lo que sus convicciones personales le dictaminaran. Esa libertad abrió una grieta en la coalición que lleva las riendas del Gobierno.

Tras el rechazo en el Congreso, quienes apoyan la iniciativa buscarán vías alternativas para, al menos, despenalizar una práctica que afecta a miles de mujeres cada año. Las dos opciones que se barajan en la coalición oficialista son: 1. La realización de una consulta popular vinculante sobre el tema. 2. Una modificación al Código Penal para dejar de castigar a las mujeres que abortan.

Ambas alternativas tienen la ventaja de que podrían realizarse este año y evitarían que el tema se meta en la campaña electoral de 2019, donde el kirchnerismo podría sacar provecho político. La opción del referéndum fue sugerida este miércoles por Daniel Lipovetzky, diputado nacional y uno de los abanderados del aborto en el PRO.

“Una posibilidad es que se convoque a un consulta popular vinculante, cuando el sistema de representación que tiene la gente que es el Congreso está tan dividido (y no puede resolver una cuestión) en ese marco amerita que intervengan los sistemas de democracia directa como puede ser una consulta. tal como está previsto en el artículo 40 de la Constitución Nacional” aseguró el legislador en diálogo con FM La Patriada.

El artículo 40 de la Constitución Nacional estipula que “el Congreso, a iniciativa de la Cámara de Diputados, podrá someter a consulta popular un proyecto de ley”. “La ley de convocatoria no podrá ser vetada. El voto afirmativo del proyecto por el pueblo de la Nación lo convertirá en ley y su promulgación será automática”, agrega la carta magna .

En caso de que se convoque a un referéndum (sería el segundo en la historia argentina, después del realizado en 1984 por el conflicto limítrofe con Chile), el voto sería obligatorio pero la consulta popular vinculante solo sería válida si al menos el 35% del padrón electoral acude a los comicios. Si ganara el Si, el proyecto se convertiría automáticamente en ley y debería publicarse en el Boletín Oficial dentro de los 10 días hábiles posteriores. Caso contrario, la iniciativa no podrá tratarse en el Congreso ni volver a someterse a consulta popular durante los siguientes dos años.

Despenalización

Ante la posibilidad de que el proyecto fracase en el Congreso, como finalmente ocurrió, desde el oficialismo comenzaron a contemplar alternativas más discretas y viables para, al menos, dejar de penalizar a la mujer que aborta y solo castigar al médico que realiza la práctica.

El cambio se introduciría en la próxima reforma del Código Penal que prepara el Gobierno. El borrador con el que trabaja el Ministerio de Justicia oscila entre la reducción de la pena, para que no abarque el cumplimiento de prisión efectiva, y la eliminación de la sanción. Los cambios estarían listos en las próximas semanas, según publicó este miércoles el diario Clarín. ​

 

COMENTARIOS