Belleza

Consejos para el cuidado de la piel masculina

Guía para lucir un cutis sano y jovial

sábado 11 de agosto de 2018 - 7:58 am

La piel del hombre tiene características y necesidades particulares, a las cuales se debe adaptar y dirigir su cuidado. A continuación, las cuatro principales:

1 – Tiene mayor cantidad y actividad de las glándulas sebáceas que la piel de las mujeres, lo cual le otorga un brillo característico. La causa es la estimulación androgénica.  Esto también puede traer aparejado una mayor incidencia y gravedad del acné, así como mayor cantidad de grasa y comedones.

2 – La dermis es más gruesa y firme (alrededor de un 20% más), tiene mayor cantidad de elastina y colágeno que la de las mujeres. Es por esto que corren con ventaja en cuanto a la aparición de flacidez y arrugas. Es común que comiencen a visualizarse a partir de los 40-45 años y se acentúen a los 50. En la mujer el proceso de envejecimiento se instala más temprano, pero la evolución es más lenta.

3 – La fuerza muscular, que es mayor, hace que las arrugas se marquen más en el hombre que en la mujer.

4 -El afeitado ocasiona una agresión extra y producen lesiones.

Debido a que su estructura difiere de la femenina, la piel de los hombres requiere la utilización de productos con una composición específica.

Es importante que sean livianos, calmantes, desinflamantes, libres de aceite, no comedogénicos, sin perfume o poco perfumados y matificantes (que dejen la piel mate).

Los más empleados

– Emulsiones hidratantes. Para aplicar durante el día. Lo ideal es que sean fluidas, sin aceites, no comedogénicas y con protección solar.

– Cremas antiedad de noche. Para prevenir o tratar las arrugas. En otoño e invierno, se pueden aplicar las que contienen retinol o alfahidroxiácidos (Aha). También, las que contienen antioxidantes como las vitaminas A, C y E y té verde. Además, están indicadas las formuladas con oligoelementos (cobre o zinc) que potencian el efecto de los antioxidantes.

– Para tratar las ojeras. Están en auge los geles descongestivos que reducen las bolsas y el cansancio.

– Para el cuerpo. Hidratantes suaves que no dejen oleosidad. Las que se secan rápidamente.

– Protectores solares. En loción, gel y spray;estos últimos son muy prácticos en las pieles pilosas.

El tratamiento de la piel de los hombres debe constar de pocos pasos y del uso de productos específicos.

El procedimiento número uno de rejuvenecimiento en el gabinete sigue siendo la toxina botulínica. La presión por lucir jóvenes en el trabajo o en el gimnasio hace que la apliquen para suavizar los surcos nasolabiales. La colocan muchísimo para mejorar el entrecejo y las líneas de la frente, y para minimizar las patas de gallo sin cambiar las facciones pero brindando frescura y armonía.

Guía para una piel impecable

– Consultar al dermatólogo. Es el primer paso. El varón por lo general no concurre al profesional para que le indiquen una rutina de cuidados. Casi siempre se inician usando productos de algún integrante femenino de la familia. La visita dermatológica permite investigar parámetros físicos y químicos de la piel, llegar a un diagnóstico y descartar o confirmar posibles patologías que afectan la estética, como por ejemplo la dermatitis seborreica que suele asociarse a pieles grasas.

– Exfoliado de la piel. Los peelings químicos o mecánicos (microdermoabrasión), efectuados en el gabinete, son el primer paso para afinar el grosor de la epidermis y minimizar el tamaño de los poros.

– Limpieza facial. Es necesario que el producto de limpieza esté indicado por el médico de acuerdo con el biotipo cutáneo.

– Hidratación. Es indispensable el uso de productos hidratantes. Resguardar la piel de la contaminación ambiental, del cigarrillo y del afeitado. La hidratación es uno de los puntos críticos en el cuidado de la piel masculina porque el hombre se resiste a usarlos basándose en la creencia de que se podría incrementar la oleosidad (esto no es así).

– Tratamiento antiedad. Se recomiendan activos antiage para la noche (ácido retinoico, tretinoína, alfa hidroxiácidos). El principio activo y forma de uso en todos los casos debe ser indicado por el profesional.

– Afeitado. Nunca se debe efectuar el rasurado en seco. Los productos para afeitado ablandan el pelo, facilitan el corte y disminuyen la irritación. Es importante que contengan activos humectantes y lubricantes que minimicen la fricción y resguarden la piel.

– Post afeitado. El aftershave se usa luego del rasurado, su misión es restaurar el manto protector hidrolipídico de la piel. Contiene activos hidratantes, desinflamantes y antisépticos. Nunca debe usarse alcohol al finalizar, ya que produce deshidratación y agresión de la epidermis.

– Contorno de ojos. En el tratamiento de ojeras y bolsas el primer paso es detectar las causas: alérgica, endocrinológica, genética o fatiga. Esta es una consulta muy frecuente en hombres de mediana edad. Se deben descartar primero las causas orgánicas. El uso de geles o cremas con activos antioxidantes (como la vitamina C y el ácido hialurónico) o de activos que refuerzan la vasculatura (como la vitamina K) son útiles para disminuirlas. El empleo de descongestivos a base de manzanilla o té verde contribuyen a mejorar el aspecto.

Fuente: Dra. Rosi Flom / Clarín

COMENTARIOS