AFA

La devolución de puntos a Newell’s abre la grieta entre Superliga y AFA

Luego de que la sanción para el conjunto rosarino se redujera de tres a un punto, desde la organización que preside Mariano Elizondo expresaron su disconformidad para con el fallo

miércoles 8 de agosto de 2018 - 5:35 pm

La resolución que llevó a cabo el Tribunal de Apelaciones de devolverle dos puntos a Newell’s Old Boys cayó como una bomba en el fútbol argentino y abrió una grieta entre la AFA y la Superliga.

Para entender el motivo de esta interna, debemos remontarnos a los inicios del proyecto que le dio un nuevo formato al campeonato de Primera División, donde todos los clubes firmaron un acuerdo con la nueva reglamentación que en uno de sus artículos rezaba bien claro: “Se le descontarán puntos a todo aquel que no cumpla con los pagos de sueldos”. Esta frase, incluso se la hemos escuchado remarcar de manera fervorosa a Claudio Tapia y Daniel Angelici, presidente y vicepresidente respectivamente del organismo con sede en Viamonte.

Así se procedió a lo largo de la competencia pasada. Se decidió por la quita de tres puntos para el elenco rosarino pese a que en el momento hubo un guiño: en vez de ser castigado con seis unidades menos, tal como marca el reglamento (tres por incumplimiento de sueldos y otros tres por falsificación de documentos), lo hicieron por la mitad.

Sin embargo, no conformes con eso, optaron por la reducción de la pena de manera insólita debido a que solamente se le sacará un punto. Esta medida, con el aval de Tapia, vuelve a violar el reglamento porque en estos casos “la pena mínima corresponde a la quita de tres puntos”, sostiene uno de los artículos.

Con esta serie de actos desprolijos llegó el enojo del presidente de Lanús Nicolás Russo, quien anunció su renuncia al Comité Ejecutivo. “No voy más a la AFA, habíamos quedado en que aquel club que no pagaba iba a tener descuento de puntos. Me parece una falta de respeto, una vergüenza”, soltó enfurecido.

Otro de los que no quedó conforme con todo este proceder fue Mariano Elizondo, ni más ni menos que máximo responsable de la Superliga. El perfil de seriedad que quiso imponer el empresario desde su llegada, marca un enorme contraste con lo sucedido en los últimos días respecto de dicho caso, que hasta podría verse como una desautorización.

Es por eso que se tomaron medidas. A partir de ahora, los casos similares al de Newell’s pasarán por el comité de licencias y el comité de apelaciones que tiene la propia Superliga. Mientras que las cuestiones correspondientes a los fallos deportivos irán para el tribunal de disciplina de la AFA. Por lo pronto, el seno del fútbol argentino comenzó a resquebrajarse camino a una nueva grieta.

 

Por: Santiago Caruso (@Santiago_Caruso)

COMENTARIOS