Alimentación

Cómo detectar las calorías ocultas en tu alimentación

¿Haces dieta y bajás muy poco? Pequeños errores o desajustes en las comidas pueden ser los responsables, hacé foco en algunas cuestiones clave

viernes 10 de agosto de 2018 - 7:24 am

¿Te cuidás con las comidas y bajás muy poco? El peso es el resultado de una ecuación entre las calorías incorporadas con los alimentos y las que se gastan con el movimiento y el ejercicio físico. Esto significa que si consumís menos calorías y te movés más, bajarás de peso. “Entonces, ¿por qué no bajo?”, te preguntarás.

Las razones más comunes para no bajar de peso son un bajo nivel de actividad física o una ingesta excesiva de calorías. Te será fácil darte cuenta si hacés poco ejercicio. Si ese es el caso, habrás identificado el problema y, para que tu dieta tenga éxito, deberás superar las barreras que le estén impidiendo incorporar más actividad.

Pero con la comida no siempre es tan fácil darse cuenta cuando estamos haciendo algo mal. Las calorías pueden estar “escondidas” en alimentos que aparentan ser saludables y de bajas calorías pero que, en realidad, tienen una gran cantidad de grasas por porción, o, al menos, muchas más de las que creés.

Las calorías pueden estar escondidas en alimentos que aparentan ser “inofensivos”.

Los alimentos light

Que un alimento sea light no implica que no tenga calorías. En realidad, sólo significa que tiene menos calorías que su versión “normal”. Si te fijás en la etiqueta del envase, verás que, salvo excepciones, todos ellos ostentan una cantidad de calorías nada despreciable.

Muchos tipos de yogures, incluidos los yogures helados, pueden tener un contenido bajo de grasa pero alto en azúcares y calorías. Optá por los yogures descremados, y si comprás el envase de litro, servite una cantidad razonable.

Los alimentos light son importantes aliados de la dieta, pero nada se gana consumiéndolos sin límite. Revise la etiqueta de cada producto para saber cuántas calorías ocultan. Recordá que los alimentos light no están libres de calorías.

Los condimentos

Parecen insignificantes al lado de la comida principal, pero cada cucharadita de condimento que se añade cuenta. La mayonesa, la manteca, la margarina, la mermelada y los aderezos para ensaladas, son formas muy habituales e “invisibles” de sumar grasas y calorías a nuestra dieta. Tené en cuenta que una cucharada postre de:

* mayonesa agrega 80 calorías extras (3 créditos).
* mermelada agrega 30 calorías (0,75 créditos).
* manteca agrega 75 calorías (3,5 créditos).
* salsa golf agrega 70 calorías (2,5 créditos).

Ni la generosa ensalada se salva si usted no se mide con el aceite. Una cucharadita de postre tiene entre 85 y 95 calorías (2,5 y 2 créditos), y una cucharada sopera, 110 (3 créditos).

Para darle más gusto a las comidas sin añadirles calorías de más se recomiendan condimentos como aceto balsámico, salsa de soja, vinagre, provenzal o jugo de limón. Usá ketchup y mostaza con moderación ya que aportan sal.

¿Y el café? ¿Lo tomás con azúcar y crema? Ahí podés estar añadiendo otras 70 calorías (1,5 créditos). Y al té ¿le ponés miel? Anotá otras 30 calorías (0,75 créditos) por cada cucharada. Otra pregunta: ¿cuántas veces al día lo tomás? Multiplicá estas calorías por el número de su respuesta.

Entonces, agregá leche descremada al café y al té en lugar de crema o leche entera; si los preferís dulces agregales edulcorante. Ni la generosa ensalada se salva si te pasás con el aceite.

Las gaseosas

Debido a que tienen azúcar, las gaseosas en lata comunes suelen contener entre 150 y 200 calorías (3 a 4 créditos). Mucha gente toma una cantidad diaria equivalente a dos o tres latas, lo que, al final del día se traduce en unas 500 calorías (410 créditos) aproximadamente.

Reemplazá las gaseosas comunes por sus versiones “light”. O mejor, elegí agua, que no tiene calorías. Mientras un vaso de gaseosa común tiene aproximadamente 100 calorías (3 créditos), su alternativa light tiene apenas 2,5 (0 créditos).

El alcohol

La mayoría de las bebidas alcohólicas tienen muchas calorías. Una lata chica de cerveza rubia contiene 140 calorías, un vaso de vino, 145 y un “inofensivo” aperitivo, 150 (3 créditos cada uno de estas bebidas).

El clásico “vino con soda” es la forma más común de “restarle” calorías al vino. Medio vaso con vino y medio con soda le quitan, desde luego, el 50% de calorías a ese trago.

Saber cuáles son las comidas o bebidas que contienen calorías ocultas te dará más posibilidades de llevar el control de su dieta. Mirá siempre las etiquetas.

Fuente: Sitio web Dr. Alberto Cormillot

COMENTARIOS